Noticias

Un problema de la aplicación de recuento de votos paraliza unas importantes elecciones de Estados Unidos

El Caucus de Iowa es el banco de pruebas de las elecciones generales a la presidencia del país.

El pasado lunes comenzaron las elecciones primarias de 2020, y lo hicieron como es tradición en el estado de Iowa. Pero como el resultado, que tenía que llegar de forma rápida y eficaz, no terminaba de llegar, los funcionarios del partido demócrata se vieron obligados a pedir ayuda. El problema fue que la nueva aplicación móvil destinada a recolectar y transmitir los votos falló por problemas técnicos y de uso, por lo que al final el resultado tuvo que esperar de forma indefinida y hasta que se hiciera un recuento manual a la antigua usanza.

Fue el proceso de presentación de informes el que colapsó, lo que obligó a emplear un tiempo adicional para recopilar y contar los resultados finales. Aunque los votos se registraron correctamente y se guardó una copia de seguridad en papel que facilitará la verificación del proceso electoral, lo que ha quedado muy dañada ha sido la imagen que la tecnología empleada ha causado en la opinión publica americana.

“Como parte de nuestra investigación, determinamos que los datos recopilados a través de la aplicación eran sólidos”, dijo el presidente del Partido Demócrata de Iowa, Troy Price, en un comunicado. “Mientras que la aplicación registraba los datos con precisión, informaba solo de datos parciales. Hemos determinado que esto se debió a un problema de codificación en el sistema de informes. Este problema ya ha sido identificado y solucionado”.

Pero las cosas que han salido mal en Iowa proporcionan una importante lección que los funcionarios electorales tienen muy poco tiempo para aprender. Agregar tecnología al proceso electoral no necesariamente lo mejora; de hecho, a menudo hace las cosas más confusas. Lo que puede acabar creando la sensación de que el sistema no es transparente, cuando precisamente busca lo contrario, aportar fiabilidad y claridad a todo el proceso.

Todo el software tiene errores, pero un fallo en la funcionalidad principal (los informes de datos) es un fallo importante. En cierto modo, la aplicación ya había fallado antes de que comenzara la votación del Lunes por la noche. En lugar de descargar la aplicación de la tienda oficial de Android, los líderes de los precintos tuvieron que cargar esta aplicación en sus dispositivos, y se convirtió en un proceso confuso que muchos no supieron hacer correctamente. Además las personas que instalaron la aplicación no recibieron la suficiente información sobre cómo usarla, ni siquiera sobre cómo iniciar sesión para acceder. Para esto hacía falta una combinación de códigos de seguridad en lugar de un simple nombre de usuario y contraseña. Por si esto fuera poco los códigos de acceso que los líderes de los precintos solían usar para iniciar sesión en la aplicación expiraron antes de que comenzaran las votaciones.

Los detalles sobre la aplicación también se mantuvieron en gran medida en secreto, un intento aparente de crear “seguridad a través de la oscuridad”. Ni siquiera el Departamento de Seguridad Nacional tuvo la oportunidad de revisar la App. Esto parte de la premisa equivocada de que es más difícil para los piratas informáticos atacar un sistema que no conocen. Un gran erro ya que los hackers pueden ponerse al día rápidamente, mientras que con ese oscurantismo dejan a los investigadores de seguridad con pocas oportunidades para detectar errores y vulnerabilidades antes de que la plataforma entre en funcionamiento. 

Una de las primeras reacciones ha venido de parte de los demócratas del estado de Nevada, que planeaban usar la misma aplicación durante sus elecciones de Marzo pero que ya han dicho que no lo harán.

A pesar de todo los resultados deben ser válidos y fiables ya que cada votación se registró en papel, lo que significa que los funcionarios podrán verificar que sus recuentos digitales finales se alineen con los resultados reales. Este “desastre” tecnológico subraya los riesgos de apostar algo tan importante como los resultados electorales a un sistema poco probado y mal implementado. Quizás el problema haya sido que la conjunción del factor humano no ha estado a la altura del factor tecnológico, y que este último no ha sido bien supervisado previamente antes de hacer la prueba final.

“La tecnología puede ayudar, pero generalmente conlleva riesgos adicionales”, dice Ben Adida, director ejecutivo de VotingWorks, un fabricante sin animo de lucro de máquinas de votación. “Por lo tanto, cualquier introducción de tecnología debería venir con un análisis de costo-beneficio. Y cuando introducimos la tecnología en la capa fundamental de nuestra democracia, debería ser ampliamente examinada, probada con carga, revisada en seguridad y de código abierto ”. Nada de esto parece haber sucedido en Iowa.

Durante años la comunidad de seguridad electoral ha enfatizado la necesidad de tener copias de seguridad en papel en las máquinas de votación normales. Y sin embargo, las prisas por adoptar ciertas tecnologías digitales han dejado a muchos estados de todo el país con máquinas de votación sin una copia de seguridad en papel. Un informe reciente del Centro Brennan estima que se emitirán 16 millones de votos sin respaldo en papel en las elecciones presidenciales de 2020. Si alguno de esos condados tiene problemas similares a los de Iowa, no tendrán seguridad para confirmar los resultados.

“Muchos estados ya usan la votación por internet. Virginia Occidental ya está utilizando una aplicación móvil para los votantes militares y extranjeros”, dice Schneider de Votaciones Verificadas. El estado planea expandir la votación de aplicaciones para incluir también a ciudadanos discapacitados.

Mientras tanto funcionarios estatales han dicho que tendrían los resultados oficiales de las elecciones de Iowa en breve. Pero el daño ya está hecho y el colapso generado en estas votaciones muestra lo fácil que sería crear inestabilidad al difundir información errónea o cuestionar la integridad de un sistema de votación. Al poco de descubrirse el problema de Iowa rápidamente surgieron rumores y teorías de conspiración. Motivo de sobra para crear un sistema que no ofrezca lugar a dudas y que sea tan fiable como rápido en sus resultados.

Categorías:Noticias

Tagged as: , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s