Seguridad

La seguridad de la casa con control remoto

Uno de los problemas que más suele preocuparnos en nuestra vida diaria es el de la seguridad. Ya sea sobre nuestras cosas materiales, dinero, integridad o nuestros datos, sentirnos seguros es algo primordial para cualquier ser humano. Algunos aspectos de nuestra seguridad se los confiamos a agentes externos como los cuerpos de seguridad del estado o contratando seguridad privada. Otros están enteramente bajo nuestra responsabilidad, como en el caso de la salvaguarda de nuestros datos y documentos personales. Pero para todo aquello que queramos proteger, siempre hay una serie de pasos que podemos dar para mejorar nuestro actual sistema de seguridad.

Hoy me voy a centrar en explicar lo que la tecnología puede aportarnos para reforzar la protección de nuestra casa. Además de las medidas de seguridad pasivas que tiene nuestro hogar (puertas y ventanas sobre todo) y a las que no solemos prestar mucha atención si están en buen estado, hay otros factores que nos pueden aportar un plus en seguridad. Ya vivamos en una casa o un piso lo primordial siempre es evitar que alguien extraño entre sin permiso y allane nuestra morada. Se produce una enorme y devastadora sensación de vulnerabilidad cuando esto pasa y se tarda un tiempo en recuperar la confianza y la tranquilidad después de un robo. Es por ello que es preferible tener algo de control extra sobre lo que rodea a nuestro espacio familiar. Para empezar lo primero que debemos reforzar son las medidas pasivas de seguridad, es decir: muros, vallas, ventanas y puertas permimetrales (en el caso de una finca) y las puertas y ventanas de acceso (en el caso de un piso o vivienda en bloque). Aquí hay infinidad de buenas propuestas en el mercado y lo mejor es acudir a un especialista para asesorarnos e instalarlos. Pero ya incluso desde el exterior de nuestra vivienda podemos empezar a protegernos con la tecnología y lo podemos hacer por nuestra cuenta si queremos. 

En este caso concreto hablo de montar nuestro propio sistema de vigilancia casero. Por supuesto con sus limitaciones y desventajas pero también tiene nos aportará un poco más de seguridad con un coste relativamente bajo y sin tener que pagar cuotas mensuales a ninguna empresa. Si disponemos de una red wifi podemos utilizarla para conectar a ella cámaras de vigilancia, sensores de movimiento, video porteros digitales o alarmas sonoras disuasorias. La cantidad de accesorios para el control del hogar no ha hecho más que crecer en los últimos años y además de abaratarse ahora cubren todo tipo de necesidades. El proceso de configuración de estos accesorios es relativamente sencillo y entre otras cosas nos permite monitorizar en remoto (desde cualquier parte del mundo) nuestra finca o piso. Además la mayoría de cámaras y sensores nos avisan al móvil si detectan movimientos, lo cual es excelente para anticiparnos a un posible robo. Voy a hacer un pequeño repaso por algunos productos que hay para arrojar algo de luz sobre este tema.


Timbres y video porteros digitales

Empiezo por una de las últimas incorporaciones a la seguridad tecnológica, los timbres conectados y video porteros digitales. Se trata de productos enfocados a controlar el exterior más cercano a nuestra puerta principal de entrada. Son aparatos fáciles de instalar (aquí en función del fabricante darán más o menos facilidades) y que suelen llevar una batería o pila integrada como fuente de alimentación. Una vez colocados en la puerta los conectamos a nuestra red wifi y los configuramos desde la App o página web correspondiente. Nos avisan si detectan movimiento delante de la puerta, nos permiten ver en tiempo real quien está allí y en mucho caso incluso nos dejan hablar con esa persona a través de un altavoz que llevan integrado. También son muy útiles para personas mayores o para personas con escasa movilidad que no pueden desplazarse con facilidad hasta la puerta de casa, ya que de esta forma pueden ver e interactuar con quien llega desde un móvil o tablet y además les da un poco más de tranquilidad y seguridad.


Cámaras de vigilancia

Quizás han sido los primeros productos de consumo en popularizarse. Hay multitud de ofertas en el mercado con diferentes características. Las hay que pueden incluso cambiar a visión nocturna y ofrecernos una imagen relativamente nítida en ausencia total de luz. Muchas de ellas incorporan también sensores de movimiento que permiten detectar si ocurre algo inusual. Algunas van conectadas a la red eléctrica (y dependen por ello de una toma de corriente cercana o de un cableado considerable) pero también las hay que llevan integrada una batería de litio para poder darnos mayor libertad y colocarlas en cualquier parte de la casa o de una finca (lo que es especialmente útil si queremos ocultarlas lo máximo a la vista). Al igual que los timbres y video porteros una vez conectados a una fuente de alimentación tendremos que conectarlos a nuestra red wifi para poder controlarlos desde cualquier lugar y recibir así notificaciones en la tablet o móvil. Lo mejor es que la oferta no deja de crecer y hay innumerables marcas con todo tipo de cámaras con conexión wifi.


Sensores

En este apartado se está innovando mucho para adaptarse a diferentes casuísticas, puesto que ya no solo hay disponibles sensores de movimiento, ahora también hay a la venta sensores de humedad, humo o temperatura. Gracias a ellos podemos controlar que no haya fugas de agua o detectar posibles incendios, si alguna estancia o aparato registra temperaturas inusualmente altas. De todas formas los más populares son los sensores de movimiento, que tienen una doble finalidad: por un lado nos alertan si alguien esta donde no debe y por otro pueden activar protocolos de seguridad (como disparar alarmas o llamar a la policía por nosotros). Estos sensores nos permiten por ejemplo controlar diferentes áreas de una finca o vigilar el interior de una casa. Al igual que el resto de productos de este artículo necesitan una doble conexión, por un lado a una fuente de alimentación (red eléctrica o batería) y por otro a nuestra red wifi. Con una configuración sencilla lo incluiremos en nuestro sistema personal de protección y lo controlaremos en remoto. De igual forma que timbres y cámaras, los sensores nos avisarán en función de lo que queramos: movimientos, temperatura alta, humo detectado, etc. También hay algunos sensores que pueden trabajar con otras aplicaciones y a través de diferentes comandos que hayamos establecido pueden, por ejemplo, activar luces o abrirnos la puerta del garaje. Este tema lo trataremos en otro artículo que está por llegar sobre la sinergia de las aplicaciones.


Alarmas

El punto final de este artículo se le dedico a las alarmas. Algunos productos de este tipo emiten sonido y otros más completos tienen sonido y luz. Su finalidad suele ser la de disuadir a ladrones y maleantes pero también las hay que nos sirven como aviso ante fugas de agua o como sistema anti incendios. Aunque en el mercado hay muchas opciones solo hay unas pocas que se puedan conectar a nuestra red wifi para configurarlas y personalizarlas desde cualquier lugar. Son un complemento excelente para quienes tienen una finca y quieren controlar el perímetro en la distancia.


Una vez expuestos los productos con los que podemos crear nuestro propio sistema de seguridad casero hay que explicar algunos puntos importantes. Lo más interesante es intentar aglutinar dentro de una sola App el mayor número de productos que vayamos a instalar en casa. Es decir, si vamos a poner timbre, cámaras, sensores y alarma lo ideal es que sean de la misma marca y además que todos se puedan gestionar desde la misma App. Digo esto porque algunas marcas como Dlink tienen en el mercado diferentes cámaras de seguridad y unas trabajan desde una App y otras desde una App diferente de la propia Dlink, lo cual nos obligaría a cambiar entre aplicaciones si quisiéramos ver la imagen de todas las cámaras que tengamos en casa. Por eso si antes de comprar algo comprobamos cuántos productos componen la gama de esa marca nos ahorraremos ciertas incomodidades a posteriori. También es bueno saber qué productos se pueden integrar con el móvil o tablet de la forma más sencilla posible. En el caso de los dispositivos de Apple, hay una aplicación del sistema llamada Casa, que permite controlar desde ella todo tipo de accesorios (luces, cámaras, sensores, termostatos, etc.) invocándolos con su asistente de voz, Siri. Esto facilita enormemente su acceso y simplifica mucho su uso una vez que está todo configurado. Si antes de comprar un producto de seguridad comprobamos su compatibilidad con el sistema HomeKit de Apple también nos ahorraremos disgustos. En Android se puede manejar todo igualmente a través de las Apps de los fabricantes y en ciertos casos también se pueden activar con la voz a traves del asistente de Google. En el caso de los dispositivos de Amazon también se pueden activar con la voz a través de los dispositivos de la gama Echo y su asistente de voz Alexa.

Lo más inteligente a la hora de montar un sistema de seguridad para nuestra casa es analizar nuestros puntos débiles en la finca o casa. Ver cuanta protección extra es interesante tener (número de cámaras y sensores, etc.) y revisar los productos del mercado que se ajustan a lo que buscamos. También es buena idea comenzar con un par de productos (una cámara y un sensor para otra estancia) e ir viendo si cumplen nuestras expectativas. En función de nuestro nivel de satisfacción más adelante podremos ampliar el sistema si fuera necesario. Por último es importante saber que cuando compramos un producto enfocado a monitorizar nuestra vivienda hay detrás una empresa con su propia filosofía. Esto es relevante porque no todas las empresas tratan igual el tema de la privacidad. Las cámaras conectadas a internet emiten la señal por la red de redes y acceder a dicha señal no es tan complicado como podría parecer. Yo recomiendo encenderlas solo cuando no se va a estar en la vivienda y el resto del tiempo tenerlas desconectadas de su fuente de alimentación, no solo apagadas. De esta forma nos garantizamos que nadie nos verá en casa cuando estamos despreocupados en ella. Más que por paranoia lo considero una cuestión de precaución preventiva. No todo son puntos positivos en lo que respecta a vigilar nuestra casa y la sombra de la duda en la privacidad siempre puede amenazarnos, de ahí que lo mejor sea evitar riesgos.

Dicho todo esto creo que hay mas motivos positivos que negativos para controlar remotamente nuestro hogar. Ofertas hay muchas y es más que probable que alguna se ajuste a nuestras necesidades.

Categorías:Seguridad

Tagged as:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s