Noticias

Una nueva herramienta de Elektra Labs ayudará a saber la efectividad de las terapias digitales

Se estima que el mercado de la salud portátil y digital podría valer entre 30 y 90 mil millones de dólares en los próximos seis años. Estas cifras son tan altas, y tienen tanto potencial de crecimiento, gracias a la expansión del mercado de los wearables. Se venden millones de dispositivos enfocados a la salud cada año, y además todos registran infinidad de datos y cientos de métricas importantes para generar diagnósticos a posteriori. El siguiente paso para mejorar la efectividad de dichos wearables consiste en medir la validez y la eficacia de los productos (con funcionalidades para la salud) que están liderando esta escalada de ventas.

La empresa Elektra Labs,  cofundada por Andy Coravos, parece que lo ha conseguido. Esta empresa de reciente creación (llevan tan solo 2 años en activo) ha estado trabajando en en la busqueda de un sistema que permita medir la efectividad en el campo de la salud. Ahora la compañía está lanzando Atlas, una herramienta que tiene como objetivo catalogar las tecnologías de monitoreo biométrico que están inundando el mercado de salud del consumidor.

Estas tecnologías de monitoreo tienen profundas implicaciones para la salud del consumidor, pero no ha habido un solo lugar para evaluar cuán efectivas son, o si las sugerencias que están haciendo sobre cómo se pueden usar sus herramientas son incluso válidas. Atlas y Elektra están dispuestos a cambiar eso. 


En esencia, la compañía está desarrollando un catálogo de biomarcadores digitales que las tecnologías de detección modernas pueden rastrear y cuán efectivos son los diferentes productos para proporcionar esas mediciones


La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) ha acelerado la autorización de productos basados ​​en software que ayudan a realizar mediciones en el campo de la salud. Así es como han llegado al mercado las nuevas funciones del Apple Watch que permite la detección de fibrilación auricular y los monitores de actividad ActiGraph. También grandes compañías farmacéuticas como Roche , Pfizer y Novartis han estado invirtiendo en estas tecnologías para recopilar datos de biomarcadores digitales y mejorar los ensayos clínicos.

Las tecnologías conectadas podrían proporcionar una mejor atención al proporcionar datos muy importantes a los médicos, pero las tecnologías no están exentas de riesgos. Específicamente, la precisión de los datos y la posibilidad de sesgo inherente a los algoritmos hace que aún quede mucho por hacer.

“El aumento de las autorizaciones de la FDA para productos de salud digital junto con una fuerte inversión en tecnología ha llevado a la adopción acelerada de herramientas conectadas tanto en ensayos clínicos como en atención de rutina. Sin embargo, esta adopción no ha venido sin controversia ”, dijo Coravos, cofundadora y CEO de Elektra Labs, en un comunicado. “Durante mi tiempo como empresaria en residencia en la Unidad de Salud Digital de la FDA, me quedó claro que, al igual que las farmacias que revisan, preparan y dispensan componentes de medicamentos, nuestro sistema de atención médica necesita infraestructura para revisar, preparar y dispensar componentes de tecnologías conectadas.

La analogía con una farmacia no se ajusta exactamente, porque Elektra Labs actualmente no prepara ni dispensa ninguno de los tratamientos que revisa. Pero Atlas es claramente el primer pilar que necesita la industria de la terapéutica digital, ya que busca suplantar a los productos farmacéuticos como tratamientos para algunas de las afecciones crónicas más grandes y costosas (como la diabetes).

Coravos y su equipo entrevistaron a más de 300 profesionales mientras construían el kit de herramientas Atlas para compañías farmacéuticas y otras empresas interesadas en el cuidado de la salud. En la búsqueda de un único lugar para todas las necesidades de datos digitales de atención médica. Al igual que una etiqueta de medicamento o una etiqueta nutricional, Atlas publica etiquetas que resaltan problemas relacionados con la usabilidad, validación, utilidad, seguridad y propiedad de datos de un producto.

En un artículo publicado en Quartz a principios de este año, Coravos hizo su presentación para Elektra Labs y mostró los tipos de cosas que monitorearía para la naciente industria de la terapéutica digital. Dentro de las funciones de Atlas están: proporcionar una sola fuente donde se pueden informar de los problemas; una descripción básica para los consumidores de cómo funcionan los productos; una evaluación de quién debería realmente recibir terapias digitales (basada en la evaluación de qué tan bien ciertos productos digitales funcionan con ciertos usuarios); una descripción de la procedencia de una terapia digital y cómo se desarrolló; una base de datos de los riesgos potenciales asociados con el producto; y un registro de las características de seguridad y privacidad del producto.

Como muestran las proyecciones sobre el tamaño del mercado, el problema no se hará más pequeño. La compra de Fitbit por parte de Google augura una nueva hornada de productos tecnológicos enfocados a la salud. Y a la sombra de las grandes compañias como Google o Apple están muchas otras que quieren su parte del pastel (como Xiaomi con sus nuevos smartwatches)

“Google está invirtiendo más. Apple está invirtiendo más … Cada vez más de estos dispositivos están aprobados por la FDA y se están convirtiendo no solo en herramientas de bienestar sino en herramientas de atención médica”, dice Coravos sobre la explosión de dispositivos digitales que ofrecen beneficios potenciales para la salud y el bienestar. Elektra Labs ya está trabajando con compañías farmacéuticas no reveladas para mapear el entorno terapéutico digital e identificar compañías que podrían ser socios apropiados para ensayos clínicos u objetivos de adquisición en el mercado digital.

“La FDA está pensando en estas tecnologías digitales, pero había muchas lagunas”, dice Coravos. Y esos vacíos son los que pretende llenar Elektra Labs. La compañía también está buscando investigaciones publicadas revisadas por pares o cualquier dato de ensayos clínico sobre la efectividad de varios productos digitales.

Si la validación de la eficacia es un principio clave de la plataforma Atlas, entonces la seguridad es el otro gran énfasis de la evaluación terapéutica digital de la compañía. De hecho, Coravos cree que los dos van de la mano. A medida que proliferan los problemas de privacidad en Internet, Coravos cree que los mismos problemas se ven agravados exponencialmente por los dispositivos conectados a Internet que monitorean la información más confidencial que tiene una persona: sus propios registros de salud.

Categorías:Noticias, Salud

Tagged as: , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s