Noticias

La CEO de Away dimite tras el escándalo sobre su política de control a los empleados

Away es una empresa relativamente joven que ha basado su modelo de negocio en fabricar y comercializar un tipo de maletas muy robustas, duraderas y con ciertas funcionalidades extra muy útiles para los viajes. Así fue como en 2016 lanzaron un único producto, la irrompible The Carry-On, una maleta con una batería incrustada, compatible con los controles de los aeropuertos y con entradas usb para cargar los dispositivos móviles. Poco a poco la empresa ha conseguido ofrecer una gama de productos básicos para viajeros con el fin de crear la versión perfecta de todo lo que un pasajero necesita para viajar sin contratiempos.

Away ya ha vendido más de 500.000 maletas y sus productos están disponibles en aproximadamente 40 países. De un equipo inicial de cuatro personas ha pasado a ser una empresa de más de 200 empleados y con tiendas propias en cinco ciudades de dos países.

Sin embargo estos últimos días han sido muy convulsos para la compañia, y no precisamente por motivos comerciales.

El CEO de Away, Steph Korey, ha renunciado solo cuatro días después de que una investigación de The Verge destapara la cultura tóxica de la compañía. Korey, una de los cofundadores de la marca de equipaje, será reemplazado por el ex ejecutivo de Lululemon, Stuart Haselden, aunque Korey continuará como presidente ejecutivo.

La noticia llega después de varios días de reacciones públicas debido a documentos filtrados que muestran a Korey intimidando rutinariamente a los empleados en canales públicos de Slack. Después de que saliera a la luz la historia, nuevas filtraciones mostraron que Away estaba ordenando a los empleados que no se involucraran con el artículo, incluso desde sus cuentas personales de redes sociales.

Away no permite que los empleados se envíen correos electrónicos entre sí, y solicita que los mensajes directos se mantengan al mínimo. El resultado es que casi todas las conversaciones tienen lugar en canales públicos de Slack donde los ejecutivos brindan comentarios duros y reprenden a las personas por pequeños errores. “Podías escucharla escribir y sabías que algo malo iba a suceder”, dijo un ex empleado a The Verge.

Motivos por los que el CEO, Steph Korey, ha optado por retirarse del cargo para evitar dañar aún más la imagen de la compañía, en en parte forzado por la situación. El último día de Haselden en Lululemon será el 10 de enero de 2020 y mientras Korey permanecerá a bordo como presidente ejecutivo.

“No estoy orgullosa de mi comportamiento en esos momentos, y lamento sinceramente lo que dije y cómo lo dije”, tuiteó. “Estaba mal, simple y llanamente”.

Agregó que también había estado trabajando con un entrenador ejecutivo desde esos incidentes que destacó el informe. Según The Wall Street Journal, Away había estado buscando el reemplazo de Korey desde la primavera.

Categorías:Noticias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s