Hardware

¿Y si el próximo Apple Watch se independiza del iPhone?

El evento en el que se presentará tendrá lugar el Martes a las 19:00 (hora española peninsular)

Tan solo faltan 48 horas para uno de los eventos tecnológicos del año, la presentación de nuevos dispositivos por parte de Apple. El evento será exclusivamente online y por streaming desde el canal de YouTube de Apple, la web oficial de la marca para los eventos especiales y también desde la App disponible en el AppleTV. En TecnoAp21 vamos a hacer una cobertura detallada y publicaremos todas las novedades una vez se hayan presentado.

Todo apunta a que veremos un nuevo Apple Watch Series 6 y un renovado iPad Air. Pero dado que estos productos no suelen ocupar todo el espacio para una Keynote se han colado un montón de rumores sobre los productos que podrían presentarse.

Del anuncio de la presentación hay varios detalles que han hecho que se especule sobre las novedades que podríamos ver, pero una de la que no se habla es la posibilidad de que el próximo Apple Watch Series 6 por fin sea un dispositivo independiente del iPhone. Si hay un año en el que tiene sentido un movimiento así, ese es este, ya que el reloj va a tener su propio evento de presentación y que estará a la sombra del teléfono del que, de momento, aun depende.

Qué puede significar un Apple Watch independiente

Libertad. Esa es la principal novedad que traería un Apple Watch independiente del iPhone. La evolución del reloj a lo largo de estos años ha significado una mayor potencia en la muñeca y un montón de posibilidades que poder desarrollar. Lo que en origen fue un producto totalmente dependiente del iPhone, poco a poco se ha ido desligando de la necesidad de tener que llevarlo al lado para que fuera 100% funcional. La llegada del Series 3 supuso la introducción de la tarjeta eSim en el reloj, esto fue crucial para que su usabilidad empezara a despegar. Pero esa primera generación con conectividad celular dejaba muy mermada la vida útil de la batería con un uso normal de un día de trabajo y actividad. El Series 4 mejoró un poco la duración y conectividad del reloj, pero todavía tenía una gran dependencia del iPhone para sincronizarse y descargar Apps nativas. Por último llegamos al Series 5, que ha estado centrado en potenciar la pantalla, con un aumento de la misma y una visibilidad constante gracias al modo Always-On.

Hasta ahora hemos visto mejoras sustanciales en potencia, rendimiento, conectividad, resistencia y capacidad de medición de constantes vitales. Avances muy significativos pero que siguen obligando al usuario a comprar un iPhone para disfrutar de las bondades del reloj. Tiene sentido dentro de la estrategia de Apple por crear un ecosistema con sus productos y por diversificar sus ingresos para desviar la dependencia económica que suponía el iPhone en las cuentas globales. Tim Cook ha conseguido llevar a la empresa a un panorama muy rentable y sobre todo estable. Desde las alturas Apple divisa ahora el horizonte con una sólida estructura basada en un aumento brutal de los ingresos por servicios (Apple Music, iCloud y en menor medida AppleTV+ y Apple News). Tim ha logrado que se hable tanto o mas del reloj o los auriculares bluetooth como de los móviles de Apple. Pero si quiere crecer en cuota de mercado con su reloj deben dar un paso mas allá de su propio ecosistema y deben abrirlo a usuarios de otros sistemas que sienten fascinación por el Apple Watch, pero que no se plantean comprarlo porque no son fans del iPhone.

Los smartwatches tuvieron sus comienzos mucho antes de que llegara el Apple Watch, pero no fue hasta la irrupción de Apple en este mercado que las ventas explotaron y la popularidad de llevar tecnología en la muñeca despegó del todo. Hoy en día el rey indiscutible del segmento es el reloj de la manzana, y este puesto lo ha conseguido con una calidad y funcionalidad fuera de toda duda que han hecho de sus usuarios los mejores embajadores de la marca. No hay un perfil concreto para el dueño de un Apple Watch, se lo podemos ver a jóvenes (con correas coloridas y centrados en un uso deportivo), a personas de mediana edad (con correas mas elegantes y un uso general) y a gente de edad avanzada (que basan su uso en medición de constantes y notificaciones). Pero aunque la base de usuarios es muy grande y variada sigue habiendo una gran parte del pastel que se le escapa a Apple, el de los usuarios de Android.

Un Apple Watch que no necesite de un iPhone para nada supondría que cualquier persona podría comprarlo y usarlo al máximo de sus posibilidades con total libertad. Supondría dar un paso mas para que los smartphones fueran un posible segundo dispositivo para ciertos usuarios, que en algunos casos ni siquiera necesitarían tener uno. La combinación de Apple Watch y AirPods es ya de por si suficiente para mucha gente como para no necesitar comprarse un móvil. Con ellos podemos hacer y recibir llamadas, enviar y recibir correos y mensajes, revisar y escribir en redes sociales, escuchar música y un largo etcétera. Por supuesto la experiencia de uso no es la misma en un reloj que en un móvil, pero es que tampoco pretende serlo. La ventaja del Apple Watch es precisamente que reduce el tiempo de uso con una pantalla y por consiguiente con el dispositivo en sí.

Las consecuencias de la conectividad extrema

Vivimos en un mundo conectado del que es muy difícil librarse y encontrar un equilibrio entre estar al día y estar atado a la red es bastante complicado. Por eso creo que si hay un momento en el que tiene mas sentido que nunca presentar y hacer despegar un dispositivo que nos de mas libertad y menos interacción con internet es este. Justo ahora que con el confinamiento y el aislamiento la gente se ha volcado mas y mas en las redes sociales y las conexiones digitales.

La función del Apple Watch ha ido variando desde que se presentó hasta ahora. Primero quiso ser una extensión del iPhone, desde donde pudiéramos ver todas las notificaciones y pudiéramos interactuar con ellas rápida y cómodamente. Luego ha tenido una etapa (que aun dura) en la que se ha centrado en potenciar la tecnología al servicio de la salud. Gracias a la progresiva inclusión de sensores que buscan una utilidad real y palpable para todo tipo de personas, tengan estas problemas de salud o no. Y ahora estamos en un momento en el que se podría convertir en un sustituto del smartphone tradicional para hacernos menos dependientes de esa conectividad extrema en la que vivimos. Puede ser el aliado perfecto para que vivamos mas conscientes y pendientes de nuestra salud, conectados a lo básico (llamadas y mensajes importantes) y que a la vez nos permita disfrutar del ocio al aire libre (con música, radio o Podcast). Los actuales Series 5 ya nos dan estas opciones y lo hacen muy bien, pero siguen dependiendo mucho de que tengamos (y al final usemos) otro dispositivos de Apple, y eso marca una gran diferencia.

Veremos si al final Apple se arriesga a dar un paso mas allá y decide liberar a su reloj de toda atadura posible. Pronto acabaremos teniendo un dispositivo así en las manos, nunca mejor dicho, y seguramente sean los de Cupertino los que nos sorprendan con algo así. No obstante han sido ellos los que han popularizado llevar relojes inteligentes en la muñeca, ya es hora de que los hagan mayores de edad y dejen que vuelen libres.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s