Noticias

Black Friday: origen, variantes y consecuencias

Es casi imposible no relacionar estos días al consumo. Desde hace unos años la última semana de Noviembre se ha ido convirtiendo en una gran “fiesta” para las empresas, gracias al paulatino auge del Black Friday. Para entender bien en qué consiste lo mejor es echar un poco la vista atrás y ver de dónde viene esta nueva festividad y qué consecuencias ha traído al mundo civilizado.


Historia

El Viernes negro o Black Friday, tiene su origen en Estados Unidos. Se celebra siempre en el mes de Noviembre, el primer viernes después de Acción de Gracias que siempre coincide ser el último del mes. La historia se fraguó ya en los años 60, momento en el que los comercios minoristas querían adelantar las ventas en fechas previas a las fiestas de navidad.

La primera vez que se usó la expresión “Black Friday” fue en Philadelpia en 1961. Entonces un boletín público alertó del caos en las calles producido por la gran cantidad de gente que acudió a las rebajas del día posterior a Acción de Gracias. Los oficiales de policía encargados de la regulación del tráfico usaron esta expresión para describir el excesivo tráfico de gente y vehículos que abarrotaron las calles. Debido al éxito del primer año, y dado que esto se repetía progresivamente cada año, la tendencia se extendió por todo Estados Unidos y para 1975 ya era frecuente en todo el país. 

Paralelamente se le dio otra explicación a la expresión “Black Friday”, ya que en solo un día de ventas muchos comercios conseguían revertir los números rojos de sus cuentas a negros. Esta segunda explicación encajaba perfectamente con el espíritu con el que se gestó el Viernes negro, que era conseguir adelantar y captar las ventas a aquellos comercios que tomaban la iniciativa respecto a los que seguían con la misma dinámica de precios.

De esta forma el “Black Friday” se convirtió en un evento anual donde las ofertas y los grandes descuentos eran los protagonistas, primero durante un único día pero en los últimos años esto se ha extendido a toda una semana. Igualmente ha supuesto el comienzo de la Navidad, puesto que poco después todas la ciudades se iluminan para dejar patente que estamos en la época del año donde las compras están presentes en todas las casas.

Si bien hace unos años el “Black Friday” significaba una avalancha de personas que esperan en las puertas de los comercios para ser los primeros en conseguir las mejores ofertas en productos con poco stock. Ahora las ofertas se han ampliado a toda una semana y espacian mejor el trasiego de personas, más aun en la última década donde las compras online han desplazado las ventas de los comercios físicos a las páginas web.

Lo que en origen fue una tradición americana se ha convertido en una corriente mundial, que además puede llegar a suponer la salvación de muchas empresas que aprovechan para liquidar stocks y dar salida a grandes cantidades de género que de otra forma nunca venderían.


Variantes

Hace unos años surgió un día de ventas especial que continuaba la experiencia del “Black Friday” en otro ámbito. Como muchos compradores llegaban tarde a un único día de ofertas, algunas empresas decidieron ampliar el “Black Friday” con un propósito distinto, potenciar las ventas de sus páginas web. Así nació el “Cyber Monday”, un día único (el Lunes siguiente al Viernes negro) en el que los clientes podrían encontrar ofertas especiales solo para compras online. De esta forma las empresas conseguían liberar el stock que no hubieran podido vender unos días atrás y los compradores conseguían además un descuento aún mayor que en el “Black Friday”. Todos ganan y la sensación para ambas partes es de beneficio contrastado.

Por otro lado y en vista del gran éxito que ha acumulado el “Black Friday” en América y Europa, desde Asia decidieron crear una festividad similar en unas fechas también similares. Con ese sentido surgió el “Single´s Day” o Día del Soltero, que se celebra el 11 de Noviembre (11.11) principalmente en China y los países de su entorno. Pensada como el día de compras de los solteros pero que al final es solo una excusa para motivar a los compradores a hacer el mayor gasto en el menor tiempo posible. Otra fiesta del consumo con la misma dinámica (grandes descuentos y ofertas limitadas) impulsada sobre todo por el gigante asiático Alibaba. Esta fecha ya ha adelantado con creces el impacto económico del “Black Friday” y supone el mayor revulsivo del año para las empresas tecnológicas chinas.

Aquí en España todas estas fiestas ya se ha instalado en todos los rincones de la economía empresarial, y quien mas quien menos se apunta a lanzar ofertas y descuentos a muchos productos durante algo más de una semana. No hacerlo supone un lastre innecesario y hasta una decepción por parte de los compradores habituales. Ya representa el evento más potente del año en ventas online y es frecuente ver anuncios en prensa, radio, televisión y vallas publicitarias con las ofertas de la semana del “Black Friday”


Consecuencias y conclusión

La consecuencia mas directa es que nos gastamos más dinero del habitual debido al enorme bombardeo publicitario y mediático que se respira en todas partes. Pero como todo evento comercial hay que ser conscientes de que tiene su letra pequeña y que atiende a motivos meramente de beneficios. Que veamos un producto o servicio en oferta no significa que esta sea real, o que el precio sea más bajo que en otras épocas del año.

Nunca debemos dar por sentado que las ofertas que leemos o vemos por internet sean ciertas. Porque aunque pueden serlo, también es igual de cierto que pueden serlo solo en parte o directamente ser ofertas falsas. Si bien es cierto que es un excelente momento para comprar algunos productos, porque si que hay muchas grandes ofertas y descuentos, también lo es que bajo el paraguas del “Black Friday” entran infinidad de engaños y trampas camufladas entre la multitud.

Lo más inteligente estos días en pensar antes de comprar. Si el producto que vamos a comprar ya lo teníamos en mente hace tiempo, conocíamos su precio, y ahora está realmente más bajo, entonces es el momento perfecto para comprarlo. Si por el contrario no hay nada que llevemos un tiempo buscando o no necesitamos comprar nada, bucear por la web en busca de algún chollo seguramente sea una mala idea. Tanto porque puede que no sepamos si su precio ha bajado consistentemente, como porque es muy probable que no le vayamos a dar el uso que creemos (ya que es algo sin lo que vivimos perfectamente).

Desde TecnoAp21, y durante la semana del “Black Friday”, no vamos a promocionar ningún producto, no vamos a lanzar ninguna review estos días ni vamos a publicitar ningún portal de venta online. Creemos que son días para prestar mucha atención a los detalles, e intentar aislarnos de la corriente generalizada de medios que recomiendan productos en oferta. Vemos grandes descuentos en infinidad de páginas y supuestos beneficios en multitud de sitios como para añadir más incertidumbre a los posibles compradores. Quien quiere información sobre un producto ya tiene en la red todo lo necesario para sacar sus propias conclusiones.

Categorías:Noticias

Tagged as: ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s