Noticias

La startup Oxwash plantea un nuevo método de limpieza más ecológico y seguro

Oxwash, es una startup de lavandería con sede en el Reino Unido que tiene como objetivo acabar con los procesos de lavado y limpieza en seco tradicionales, que son ambientalmente dañinos para el medio ambiente. Para ello utilizan un proceso mediante el uso de ozono para esterilizar telas a temperaturas más bajas, y tiran de un servicio de bicicletas de carga eléctrica para las recogidas y las entregas del material en zonas geográficas locales muy reducidas. Su co-fundador y director general, Kyle Grant, es un ex ingeniero de la NASA

Ahora se han lanzado a una ronda de financiación para obtener los fondos necesarios para poder llevar a cabo su proyecto a una mayor escala, y han conseguido la nada desdeñable cifra de 1.4 millones de libras (unos 1.54 millones de euros). Los inversores de esta financiación incluyen TrueSight Ventures, Biz Stone (cofundador de Twitter), Paul Forster (fundador de Indeed.com), Founders Factory junto con otros inversores no identificados.

Antes de esto, Oxwash consiguió 300.000 libras, que utilizaron para financiar la construcción de sus primeros centros de lavado (que llaman “lagunas”) y para probar un proceso de lavado rediseñado. Este sistema de limpieza se basa en lavadoras industriales estándar, pero modificadas “masivamente”. Para manipular el material en el proceso es necesario que los operarios lleven estrictas medidas de seguridad, como trajes especiales de protección laboral que cubran todo el cuerpo.

“El lavado aún tiene emisiones de carbono. La contaminación y los servicios de recolección / entrega causan grandes cantidades de congestión. Vimos una forma de rediseñar el proceso de lavado desde cero y ser la primera compañía de lavandería de la era espacial verdaderamente sostenible en el mundo”, dice Kyle Grant, discutiendo la oportunidad que él y su cofundador vieron para repensar el lavado de la ropa.

“Estamos desarrollando procesos para tener cero emisiones netas de carbono para todo el proceso de lavado, desde la recolección hasta el lavado y de regreso a la entrega”.

Según comenta Grant el equipo está desarrollando “una química que funciona a 20° centígrados mejor que a 40° o más, integrando la desinfección con ozono para eliminar microorganismos por oxidación en lugar de usar calor, y desarrollando sistemas de reciclaje y filtración de agua para reducir el consumo de agua y eliminar la contaminación por microfibras en el mismo tiempo”.

En Oxwash también están estructurando las operaciones comerciales para ubicar los centros de lavado en los centros de las ciudades, donde se encuentran sus clientes, para que puedan utilizar bicicletas eléctricas para mover la ropa, lo que permite un servicio al día siguiente con ventanas de recolección y entrega de tan solo 30 minutos.

“Los procesos de lavado tradicionales utilizan grandes cantidades de agua, energía para calentar dicha agua, productos químicos agresivos y camionetas de gasolina / diesel para las recolecciones y las entregas. Estos almacenes de procesos generalmente se encuentran fuera de las ciudades y hay grandes retrasos cuando los artículos se devuelven a los clientes (de hasta dos semanas)”, afirma.

Si bien el ozono en sí mismo es un contaminante que degrada la calidad del aire, e incluso puede ser peligroso si se libera, Grant dice que el ozono utilizado en sus máquinas de limpieza, que se produce a partir del oxígeno en la atmósfera, se degrada nuevamente en minutos y, por lo tanto, es inerte y seguro”.

“Después de un análisis exhaustivo, el ozono es mucho más seguro de usar en los procesos comerciales de lavandería que el calor y los productos químicos agresivos como los peróxidos (lejía)”, sugiere.

Sobre la seguridad, también dice que sus lavadoras se modifican para sellarse mientras se “lavan y desinfectan”, y solo se pueden abrir después de que el ozono se haya degradado. “Nuestras lagunas también están equipadas con sensores de ozono que cortan nuestros generadores si la concentración de ozono en el aire supera el límite de seguridad”, agrega. “Afortunadamente esto nunca ha ocurrido. Los riesgos para nuestro personal son mucho menores que cuando se trabaja con tanques de agua hirviendo, productos químicos agresivos y manipulación manual, el flujo de trabajo habitual en lavanderías comerciales”.

Oxwash se lanzó en el Reino Unido a principios de 2018 y ahora tiene más de 4.000 clientes individuales, junto con “varios cientos” de clientes comerciales, incluidos la cadena de hoteles Marriott, las prácticas de GP de NHS, el maratón de Londres y las universidades de Oxford y Cambridge.

Hace poco han cambiado ligeramente de enfoque para ayudar en los riesgos relacionados con la COVID-19. “Hemos desarrollado un servicio en los últimos 2 meses que está disponible para proporcionar desinfección de Coronavirus. Estamos trabajando estrechamente con NHS [Servicio Nacional de Salud del Reino Unido] y grupos vulnerables para brindar apoyo cuando sea necesario”.

“Hemos adoptado EPIs [equipos de protección individual] de grado de laboratorio, pero también las pautas del NHS”, agrega Grant. “Por ejemplo, ahora realizamos recolecciones y entregas sin contacto mediante las cuales los clientes preenvasan sus artículos en bolsas solubles suministradas. Nuestros transportistas tiene guantes, gafas y un respirador para realizar la transferencia de regreso, donde un miembro de nuestro equipo con equipo completo para materiales peligrosos cargará y descargará las máquinas donde se realiza la desinfección”.

“Confiamos en mudarnos al mercado de la salud en los años venideros, pero por lo general el proceso de licitación para tales contratos no es propicio para una startup”, dice Grant. “Sin embargo, desde la llegada de la COVID-19 y nuestra certificación de atención médica en curso, hemos visto un gran aumento en el valor de la higiene adecuada tanto para las personas como para las empresas a las que servimos. La cadena Marriott Hotel y Airbnb han expresado serias intenciones de trabajar en una clasificación de higiene no sanitaria muy similar a la de la Autoridad de Normas Alimentarias. Estamos trabajando con CINET (el comité textil internacional) para llevar esto al mercado con nuestra tecnología y procesos”.

La financiación inicial se utilizará para expandirse a más ciudades dentro del Reino Unido y Europa, con Londres y otros centros europeos, como París y Amsterdam, en la mira. Sus dos ubicaciones iniciales son Oxford y Cambridge.

Categorías:Noticias, Salud

Tagged as: , , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s