Noticias

Las ventas de bicicletas eléctricas se disparan a medida que las ciudades salen del confinamiento

Photo by Elina Sazonova on Pexels.com

Volver a ciudades dominadas por automóviles después de la pandemia sería dar un gran paso atrás

Las ciudades de todo el mundo están lidiando con el mismo problema: cómo reabrir de manera segura en la era COVID-19. Los sistemas de transporte público en lugares como Nueva York, Londres y París suelen llevar a millones de personas al trabajo y a las tiendas cada día, lo que equivale a aproximadamente 1,5 mil millones de viajes cada año. Ahora, nadie quiere estar en un metro lleno de gente y arriesgarse a exponerse al virus si pueden evitarlo. Pero si todos se suben a sus coches, el tráfico se detendrá, interferirá con los vehículos de emergencia y revertirá los avances que muchas ciudades lograron para reducir las emisiones de carbono durante el confinamiento. Es por eso que los planificadores de las ciudades y los residentes están mirando la humilde bicicleta como su salida.

A medida que las ciudades emergen de la cuarentena da la sensación de que las bicicletas son el medio de transporte ideal, mas aún ahora que se acerca el verano en los Estados Unidos y Europa. Son rápidas, cómodas, convenientes y permiten distanciarse socialmente mientras se está activo. Cuando la bicicleta tradicional se combina con un motor eléctrico, las nuevas bicicletas eléctricas pueden hacer que los viajes largos sean una experiencia relajante y sin sudores. También ayudan a mantener las dramáticas mejoras en la calidad del aire observadas en ciudades de todo el mundo desde que comenzaron los confinamientos por Coronavirus.

En algunas ciudades de los Estados Unidos, las carreteras de varios carriles y el estacionamiento de automóviles pueden ocupar entre el 50 y el 60% de todos los bienes inmuebles. Además de robar a los residentes los parques y otras áreas abiertas, hace casi imposible el distanciamiento social en las aceras congestionadas. Por lo que parece que ahora es el momento perfecto para repensar los modelos de transporte y de paso recuperar parte de espacio robado por los vehículos de combustión, que son los principales emisores de CO2 y que representan un vestigio de una época que debemos dar por pasada para la movilidad en los núcleos urbanos..

Incrementos mundiales en las ventas

Inicialmente, algunas compañías vieron cómo las ventas tradicionales de bicicletas y bicicletas eléctricas se redujeron a medida que la cadena de suministro global se vio interrumpida por los cierres. A esto también contribuyó que las tiendas de bicicletas se vieron obligadas a cerrar. Pero ahora, las ventas están en auge a nivel mundial, y muchos compradores optan por bicicletas eléctricas por primera vez.

En Alemania, por ejemplo, las ventas cayeron entre un 20 y un 30% en las primeras semanas de Abril debido al cierre de las tiendas de bicicletas. Pero ahora que han reabierto, las tiendas de bicicletas informan de una repentina explosión en las ventas, según bike-eu, con bicicletas eléctricas que superan a las bicicletas normales a medida que las personas pasan de la compra de ocio, al uso diario para otros fines.

Lo mismo sucedió en los Estados Unidos, dijo Ryan Citron, analista de investigación senior en Guidehouse. “Las ventas de bicicletas eléctricas inicialmente se vieron muy afectadas durante los bloqueos ya que muchas tiendas minoristas cerraron. Sin embargo, desde la reapertura de las tiendas de bicicletas, las ventas han aumentado rápidamente”. Si las tiendas pueden permanecer abiertas, Citron espera que las ventas de bicicletas eléctricas se mantengan en línea con las previsiones anteriores o las superen ligeramente para finales de año “a medida que los consumidores busquen más opciones de movilidad personal y transporte físicamente distante en la era del COVID”. Matt Powell, asesor senior de la industria para el Grupo NPD, ha dicho que las ventas minoristas de bicicletas eléctricas en Estados Unidos en el primer trimestre de 2019 llevan creciendo un 90% año tras año. Algunas de las compañías de bicicletas eléctricas más populares dicen que están viendo estas tendencias reflejadas en sus ventas.

En Reino Unido, Brompton, el fabricante de bicicletas plegables icónicas con sede en Londres, experimentó un rápido crecimiento de las ventas online del Reino Unido tanto de minoristas acreditados como a través de Brompton.com, cinco veces más que el mes anterior, incluso cuando las ventas mundiales cayeron en los últimos dos meses en comparación con el año anterior. Sin embargo, en las últimas tres semanas, la compañía ha visto cifras de ventas récord en China a medida que se levantaron las restricciones de movimientos. El tráfico del sitio web de Brompton se ha disparado, especialmente en los Estados Unidos, Donde la compañía ha visto un “aumento increíble en el interés”.

Gocycle, con sede en el Reino Unido, experimentó un aumento en las ventas a pesar de una interrupción en su red de tiendas de distribuidores. Las ventas de su bicicleta eléctrica Gocycle GX (de plegado rápido) aumentaron un 65% en las últimas seis semanas en comparación con el mismo período en 2019, y el tráfico a su sitio web gocycle.com aumentó un 90%. La compañía atribuye el crecimiento a los cambios en los hábitos de viaje en respuesta a la pandemia.

“Los viajeros están invirtiendo a largo plazo y optan por bicicletas eléctricas”, dijo el fundador de Gocycle, Richard Thorpe. “Hemos visto dispararse las ventas de nuestra gama Gocycle GX de plegado rápido en las últimas semanas, literalmente a un ritmo 4 veces mayor en las áreas urbanas en comparación con el año pasado. La COVID está avanzando en la curva de adopción ”.

En Holanda, el fabricante holandés de bicicletas eléctricas VanMoof vende bicicletas online y a través de sus propias tiendas de marca, evitando por completo las tiendas de bicicletas tradicionales, dice que las ventas de Febrero a Abril aumentaron drásticamente en comparación con el mismo período del año pasado. Las ventas aumentaron en todos sus mercados principales, incluidos Alemania (+226 por ciento), el Reino Unido (+184 por ciento), los Países Bajos (+140 por ciento), los Estados Unidos (+138 por ciento) y Francia (+92 por ciento). El aumento fue impulsado al menos parcialmente por los descuentos antes del lanzamiento de sus bicicletas eléctricas S3 y X3 en Abril.

Varios minorista de bicicletas estadounidenses como Lectric eBikes, Rad Power Biker (con sede en Seattle) o Aventon Bikes (Sede en California) han informado de un aumento escandaloso en las ventas desde el 15 de Marzo. “Nuestros clientes han estado diciendo que las bicicletas eléctricas son una gran opción para la nueva forma de vida de la era del Coronavirus”, dijo el cofundador Levi Conlow Electrek. “El aumento dramático en las ventas muestra que a nivel nacional las personas buscan cambiar la forma en que se mueven”. Adele Nasr, directora de marketing de Aventon comentaba, “hemos estado más ocupados que nunca, literalmente estamos batiendo récords diarios en pedidos y ventas”

A nivel mundial, Google observa un aumento en las búsquedas de la “mejor bicicleta eléctrica” a partir del 22 de Marzo, menos de dos semanas después de que la Organización Mundial de la Salud declarara el nuevo Coronavirus como una pandemia. Incluso más personas comenzaron a buscar la “mejor bicicleta” durante el mismo período.

Nuevas infraestructuras para nuevos medios de transporte

La afluencia de nuevas bicicletas necesitará infraestructuras para mantener a esos ciclistas seguros. No sucederá de la noche a la mañana, pero incluso ciudades adaptadas a las bicicleta como Ámsterdam, donde aproximadamente la mitad de los desplazamientos ocurren en bicis, tuvieron que comenzar a cambiar de alguna forma.

El Reino Unido está liderando la transformación al destinar cientos de millones de libras para hacer que las ciudades estén mejor adaptadas a las bicicletas, al mismo tiempo que insta al público a evitar el transporte público. Hace poco se creó un fondo de emergencia de 250 millones de libras para desarrollar un paquete de ciclismo y viandantes de 2 mil millones de libras, con el que crear nuevos carriles para bicicletas y cruces más seguros “en cuestión de semanas”. Ya se ha dicho a las ciudades que reasignen el espacio vial “para un número significativamente mayor de ciclistas y peatones”. Los scooters eléctricos son actualmente ilegales en el Reino Unido, pero se están acelerando los ensayos previstos para el próximo año al próximo mes para cambiar eso.

El secretario de transporte británico Grant Shapps argumenta que los métodos de transporte alternativos tendrán beneficios a corto y largo plazo mucho después de que la pandemia disminuya:

Durante esta crisis, millones de personas han descubierto el ciclismo, ya sea para hacer ejercicio o como un medio de transporte seguro y socialmente distanciado. Si bien no hay ningún cambio en el mensaje de “quedarse en casa” hoy, cuando el país vuelva a trabajar, necesitamos que esas personas sigan con sus bicicletas y se unan a muchos más.

De lo contrario, con la capacidad del transporte público severamente restringida en este momento, nuestros trenes y autobuses podrían estar superpoblados y nuestras carreteras bloqueadas, reteniendo servicios de emergencia, trabajadores críticos y suministros vitales.

Sabemos que los automóviles seguirán siendo vitales para muchos, pero a medida que miramos hacia el futuro, debemos construir un país mejor con hábitos de viaje más ecológicos, un aire más limpio y comunidades más saludables.

La semana pasada, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, junto con el departamento Transport for London (TfL) lanzaron el programa Streetspace que transformará las calles de Londres para acomodar un posible aumento de diez veces para el ciclismo y un aumento de cinco veces para peatones, a medida que las restricciones de confinamiento se relajan. Gran parte del trabajo es temporal, pero podría convertirse en permanente, según TfL.

En Italia están dando también pasos para adaptar la nueva realidad de la movilidad sostenible. Milán, una de las ciudades más contaminadas de Europa, planea convertir 35 km. de calles en espacios para ir en bicicleta y caminar durante el verano, a medida que se levantan las restricciones por el Coronavirus. El plan de la ciudad incluye carriles bici temporales, aceras nuevas y más anchas, límites de velocidad más bajos de 30 km/h y calles donde los ciclistas y peatones tendrán prioridad sobre los automóviles.

“Trabajamos durante años para reducir el uso del automóvil. Si todos conducen un automóvil, no hay espacio para las personas, no hay espacio para moverse, no hay espacio para actividades comerciales fuera de las tiendas”, dijo el vicealcalde de Milán, Marco Granelli, en comentarios reportados por The Guardian. “Por supuesto, queremos reabrir la economía, pero creemos que deberíamos hacerlo sobre una base diferente a la anterior”.

Francia está instalando carriles bici temporales en ciudades de todo el país. París planea abrir 650 km. de carriles emergentes para bicicletas y convertirá su mayor ruta a través de la ciudad en una carretera solo para bicicletas. La alcaldesa Anne Hidalgo, una defensora del ciclismo mucho antes de la pandemia, dijo que la idea de que París regrese a una ciudad dominada por automóviles está “fuera de discusión“.

“Digo con toda firmeza que es imposible que nos dejemos invadir por los automóviles y por la contaminación”, dijo Hidalgo, según CityLab. “Empeorará la crisis de salud. La contaminación ya es en sí misma una crisis de salud y un peligro, y la contaminación unida al Coronavirus es un cóctel particularmente peligroso. Así que está fuera de discusión pensar que llegar al corazón de la ciudad en automóvil es cualquier tipo de solución, cuando en realidad podría agravar la situación”.

En Bélgica, Bruselas, la capital de facto de la Unión Europea, está sumando unos 40 km de carriles para bicicletas. “Sabemos que dos tercios de los viajes dentro de Bruselas son de menos de 5 km. Queremos alentar a las personas sanas a caminar o andar en bicicleta”, dijo el ministro de transporte Elke Van den Brandt al periódico belga Le Soir. “Y para eso, es nuestra responsabilidad tener infraestructuras seguras”.

En los Estados Unidos varias ciudades importantes han delineado planes para cerrar las calles al tráfico de coches en un esfuerzo por proporcionar un espacio seguro para caminar y andar en bicicleta socialmente distanciados. Y algunos van un paso más allá al hacerlos permanentes.

Seattle anunció recientemente que cerraría 32 km. de calles a la mayoría del tráfico de forma permanente. “[Las calles peatonales] son ​​una herramienta importante para que las familias de nuestros vecindarios salgan, hagan ejercicio y disfruten del buen clima”, dijo la alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, en un comunicado. “A largo plazo, estas calles se convertirán en activos preciados en nuestros vecindarios”.

En Abril, Oakland dijo que comenzaría a peatonalizar gradualmente las carreteras, con el objetivo de cerrar 120 km. a la mayoría de los vehículos o alrededor del 10% del paisaje urbano de la ciudad. Denver ha designado 20 km. de calles abiertas, mientras que Minneapolis ha reservado 29 km. para peatones y ciclistas. Boston está considerando usar el espacio de la calle para carriles bici, aceras más anchas y rutas de autobús más rápidas.

La ciudad de Nueva York, que ha visto una caída dramática en el tráfico de vehículos, abrió 20 km. de caminos para peatones esta semana y añadió 14 km. más de carriles para bicicletas protegidas. Esto se suma o los 14 km. de caminos que han estado cerrados a los automóviles desde principios de Mayo. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, quien es frecuentemente criticado por el uso de un SUV propiedad de la ciudad, ha dicho que su objetivo es un total de 160 km. de calles abiertas.

Nueva York legalizó recientemente las bicicletas eléctricas, lo que fue una gran ayuda para los trabajadores inmigrantes que reparten alimentos y que dependen en gran medida de las bicicletas eléctricas para trabajar. La ciudad todavía necesita esbozar un esquema regulatorio para los vehículos recientemente legales, pero los fabricantes de bicicletas eléctricas esperan que las ventas en la ciudad se disparen para los habitantes de la ciudad que buscan formas rápidas de moverse sin usar el transporte público o los vehículos de transporte compartido.

El ciclismo ya ha explotado en todo Estados Unidos desde que entró en vigencia el bloqueo, según datos recientes. Eco-counter, que recopila datos de bicicletas, dice que el ciclismo ha aumentado un 5% en América del Norte en comparación con lo habitual. Múltiples regiones en los Estados Unidos aumentaron más del 100% solo los fines de semana.

Mientras tanto, el tráfico de vehículos se ha desplomado y el aire se está volviendo más fácil de respirar. Hubo una caída de casi el 19% en los kilómetros recorridas por vehículos en todas las carreteras y calles de los Estados Unidos en Marzo en comparación con el mismo mes del año anterior, según datos federales. Como señaló el investigador de transporte Yonah Freemark, eso es 50,6 mil millones menos de kilómetros vehiculares en Marzo en comparación con la línea de base. Y con la economía de combustible promedio de los Estados Unidos de 22.3 mpg, eso es alrededor de 45 mil millones de libras de CO2 que no se emitieron, dice Freemark.

Es una transformación notable, pero podría deshacerse si las ciudades no son atrevidas en la forma en que vuelven a imaginar sus paisajes urbanos.

Amsterdam no siempre fue una ciudad ciclista de clase mundial. A principios de la década de 1970, los automóviles dominaban las calles. Se necesitaron años de feroz activismo y políticos iluminados, libres de los deseos de los intereses automovilísticos arraigados, para que la ciudad se diera cuenta de que los automóviles no eran el futuro del transporte urbano.

Ahora las bicicletas impregnan la cultura, haciéndolas tan holandesas como zapatos de madera y tulipanes. Todos, desde niños pequeños hasta ancianos, disfrutan de la libertad y la seguridad de los carriles para bicicletas protegidos y el subproducto del aire libre de humo tóxico. Sí, Amsterdam es plana, por lo que es ideal para andar en bicicleta. Pero las bicicletas eléctricas pueden aplanar una colina al igual que las órdenes de quedarse en casa pueden aplanar una curva de infección.

Desafortunadamente, muchas de las medidas de transporte de la era del Coronavirus han sido implementadas por las ciudades y se llevan a cabo de una forma tímida, a menudo con el pretexto de un cambio temporal, bajo el supuesto, quizás, de que el mundo volverá a la normalidad rápidamente una vez que se levante el confinamiento. O tal vez es una política astuta, que facilita a los habitantes una nueva realidad de transporte urbano.

“Si todos vuelven a los autos, será una pesadilla”, dijo Jean-Louis Missika, teniente de alcalde de París. “Nuestro sueño secreto es que lo temporal se vuelva permanente”.


Fuente: The Verge

2 replies »

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s