Educación

Cómo los cierres escolares tienen efectos a largo plazo en los niños

Photo by Pixabay on Pexels.com

Situaciones similares después de desastres naturales ofrecen pistas sobre los posibles impactos académicos y de salud mental de los confinamientos

En 2005 el huracán Katrina atravesó la costa del Golfo, matando a más de 1.800 personas. Después de la tormenta, se estima que 372.000 niños fueron desplazados de sus hogares. Más de 100 escuelas públicas fueron destruidas, y las que no lo fueron permanecieron cerradas durante semanas. Después de que las aguas de la inundación retrocedieran, esos estudiantes desplazados finalmente encontraron nuevas escuelas, pero los impactos del desastre persistieron. Algunos niños mostraron signos de aumento de ansiedad, depresión y estrés postraumático mucho después del evento. Un estudio realizado cinco años después descubrió que más de un tercio de los niños desplazados todavía tenían al menos un año menos que sus pares académicamente.

A primera vista, una tormenta tropical se parece poco a una pandemia viral. Pero con las escuelas cerradas para más de 1.300 millones de niños en edad escolar en todo el mundo, los desastres naturales pueden proporcionar a los investigadores información útil sobre una pregunta que ellos y los padres encerrados en todas partes del mundo se preguntan ahora: ¿tendrá el confinamiento un impacto a largo plazo en los niños?

Los signos iniciales son cuanto menos poco alentadores. Los estudios sobre las secuelas de tormentas, terremotos y brotes de enfermedades han demostrado que los desastres pueden tener graves efectos perjudiciales en el nivel educativo y la salud mental de los niños. “Lo que encontramos es que, aunque las características particulares del peligro son muy relevantes en términos de la experiencia de recuperación, los impactos humanos a menudo son bastante consistentes”, dice Lisa Gibbs, directora del Programa de Salud y Bienestar Infantil Jack Brockhoff de la Universidad de Melbourne. .

Gibbs estudió a los supervivientes de los incendios forestales del “Sábado Negro” de Australia en 2009 y descubrió que los niños de las áreas afectadas obtuvieron peores resultados que sus pares en las pruebas de alfabetización y aritmética durante años tras el evento. “Cuando hay un evento con un trauma o pérdida significativa y una interrupción continua de la comunidad, hay un período prolongado de tiempo en el que el aprendizaje se ve afectado”, dice Gibbs. “Y si bien los niños pueden volver a la normalidad con su capacidad de aprender, no se están poniendo al día en términos académicos, por lo que se ve un cambio en el camino académico que puede tener implicaciones para toda la vida”.

Un desafío para los investigadores es identificar cuánto de esa pérdida de aprendizaje se puede atribuir al cierre de las escuelas y cuánto se debe a otros factores, como la reubicación o el trauma. Está bien documentado que los niños que regularmente faltan a la escuela se desempeñan peor en los exámenes, y los formuladores de políticas han hablado durante mucho tiempo sobre la “caída del verano”, la pérdida de aprendizaje que ocurre durante las largas vacaciones. Aunque los investigadores han argumentado recientemente que el efecto es probablemente pequeño.

Un problema es que hay muy pocos datos sobre las interrupciones prolongadas en la escuela, incluso después de los desastres, la mayoría de los niños generalmente vuelven a aprender en unas pocas semanas. El ejemplo más obvio sería la epidemia de ébola de 2014, que obligó a las escuelas a cerrar a 5 millones de niños en África occidental durante hasta ocho meses, pero tenemos datos sorprendentemente escasos sobre su impacto. Un estudio de 2019 encontró que los estudiantes en Argentina que perdieron hasta 90 días de escuela en las décadas de 1980 y 1990 (debido a las huelgas de docentes) tenían menos probabilidades de obtener un título, más probabilidades de estar desempleados, y obtuvieron entre un 2. y un 3% menos en promedio que los de zonas menos afectadas por las huelgas.

“Desafortunadamente, está en la categoría de investigación empírica que confirma lo obvio”, dice Sam Sims, investigador del Instituto de Educación de la UCL. “Cuando las personas no van a la escuela, no aprenden tanto, y cuanto más tiempo no van a la escuela, más no aprenden”.

Photo by Sharon McCutcheon on Pexels.com

La alternativa de la educación online

Durante la pandemia, muchas escuelas han adoptado algún tipo de aprendizaje a distancia, con maestros que proporcionan material a través de portales online como Google Classroom, o que imparten lecciones a través de Youtube o Zoom. Pero la evidencia del aprendizaje en línea como un sustituto directo de la escuela es mixta. Y es probable que el cambio al aprendizaje a distancia exacerbe un patrón bien establecido en los desastres naturales: aquellos de entornos económicamente desfavorecidos son a menudo los más afectados.

Es imposible saber cuánto aprende cada niño en el confinamiento. Pero de acuerdo con los datos de la encuesta de Sutton Trust y Teacher Tapp, una aplicación de encuestas para maestros, los estudiantes de escuelas privadas en el Reino Unido tienen el doble de probabilidades que los estudiantes de escuelas públicas de acceder a clases en línea todos los días. Del mismo modo, los estudiantes de clase trabajadora pasaban menos tiempo estudiando durante el confinamiento y han visto una disminución más significativa en la calidad de su trabajo.

“Tenemos algunos datos que dicen que el 55% de los maestros en las áreas más desfavorecidas sentían que los niños recibían una hora o menos de educación por día”, dice Laura McInerney, cofundadora de Teacher Tapp. Es más probable que las escuelas privadas hayan utilizado herramientas de aprendizaje online antes del brote, y los estudiantes más ricos tienen más probabilidades de tener sus propios dispositivos, banda ancha de calidad y espacio para estudiar en casa. Estás viendo una diferencia de la mitad de los niños de escuelas privadas que tienen clases en línea de 9:00 a 15:00 todos los días, y menos del 10% de las escuelas estatales hacen eso”, dice McInerney.

Ahora mismo algunas escuelas en ciertos países, como China, Francia o Alemania están comenzando a reabrir. Sus gobiernos han indicado que esperan reabrir lentamente las escuelas desde el 1 de junio para algunas edades, siempre que cumplan con sus criterios de reapertura; muchos otros países, incluidos Escocia y Gales, no tienen un horario claro para regresar. Las escuelas en España, Italia, Portugal, y algunos estados de Estados Unidos, como Nueva York o California, permanecerán cerradas hasta Septiembre.

Si es seguro reabrir las escuelas es un cálculo difícil: aunque los niños parecen mostrar menos síntomas por Covid-19, todavía no tenemos evidencias definitivas de qué papel juegan en la propagación del virus entre los hogares. Cualquier reapertura debe sopesar los riesgos para la sociedad en general, para la educación de los niños y para la economía, ya que el cierre continuo de las escuelas impide que los padres vuelvan al trabajo.

En al menos un sentido, el cierre proporcionará a los investigadores algo que antes era impensable: un experimento masivo sobre el papel de las escuelas. “La pregunta más importante será si la pérdida de aprendizaje es tan grande como pensamos. No lo podemos saber, y no lo sabremos durante algún tiempo”, dice McInerney.

“De lo contrario, la gran pregunta es, ¿en qué medida hay escuelas para facilitar la productividad económica de los adultos, frente al aprendizaje de los niños?” Es decir, ¿qué pasa si la pérdida de aprendizaje no es tan mala como esperamos, y los niños realmente se benefician de algunos elementos del confinamiento como por ejemplo, de una atención más cercana y del tiempo con sus padres? “Sabemos que las escuelas son en realidad una proporción sustancial pero pequeña de la diferencia en los resultados de los niños”, dice McInerney. “¿Qué pasa si, en tres o cuatro meses, no ha supuesto tanta diferencia como pensamos?”

Photo by Suzanne Walker on Pexels.com

Lidiar con el dolor y adaptarse a una nueva realidad

Cualesquiera que sean los impactos de la pandemia en la educación, al menos se compartirán en toda la sociedad. Pero lo peor de la enfermedad se concentrará en unos pocos seleccionados. Actualmente al menos 265.000 personas han muerto por Coronavirus en todo el mundo, y muchas de ellas habrán sido abuelos, padres, maestros y amigos.

“Existen diferencias de desarrollo en términos de cómo los niños se ven afectados por el dolor y la pérdida, y cómo lo entienden”, explica Joy Osofsky, profesora de pediatría, psiquiatría y salud pública en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Louisiana en Nueva Orleans. Osofsky ha pasado gran parte de su carrera estudiando el impacto de los desastres en los niños, desde el Katrina hasta Fukushima. “Después del Katrina, vimos muchos problemas: las personas informaron de depresión, síntomas de ansiedad, síntomas de estrés postraumático. Particularmente en niños pequeños, preescolares, los niños estaban muy desregulados en su comportamiento y emoción, y no querían separarse de sus padres.

Una señal clave de que los niños están luchando con su salud mental es la regresión: mostrar los comportamientos esperados de los niños más pequeños. “En los niños más pequeños puede haber problemas para orinarse en la cama o para ir al baño en general. Puede haber retrasos en el habla, pueden ser retraídos o difíciles de manejar. Puede haber dificultades para dormir”, dice Gibbs. “Es muy variado. Pero es bastante normal tener una respuesta a lo que es una situación anormal “.

La mayor carga recaerá invariablemente en los niños que han perdido a su familia o que tienen un padre que ha sufrido estrés traumático, por ejemplo, trabajando en hospitales o morgues en primera línea del frente. Pero los desastres también pueden ser destructivos de maneras más sutiles, como ocurre con los muchos millones de padres que se quedan desempleados. “Cambio de ingresos, cambio de empleo, ruptura de la relación: todas esas cosas que comúnmente se ven después de un evento, tienen un impacto adicional en los resultados de salud mental, incluso por encima del evento inicial”, dice Gibbs. Ya hay señales de que la pandemia está causando ansiedad entre los niños, según investigadores de la Universidad de Oxford.

Photo by Sharon McCutcheon on Pexels.com

Herramientas y mecanismos de defensa

Una de las áreas que ahora investiga Gibbs es la resiliencia infantil. “La resiliencia, esencialmente, es la capacidad de adaptarse a una interrupción importante”, dice ella. “Pero tenemos mucho cuidado de no colocarlo en el individuo, ‘eres una persona resistente’, porque de hecho eso no tiene sentido. Todos tenemos ciertos rasgos que nos permiten adaptarnos, pero también se trata de los recursos que podemos aprovechar y el apoyo social que tenemos. Entonces, cuando pensamos en la resiliencia infantil, es útil pensar, ¿cómo establecemos un entorno que permita que los niños prosperen en un contexto difícil?

Al examinar desastres anteriores, Gibbs y otros investigadores han identificado ciertas condiciones que parecen ayudar a los niños a sobrellevar la situación. “Lo que quieres hacer es proporcionar la sensación de seguridad, la sensación de esperanza, la sensación de calma y conexión”, dice ella.

Ella dice que una de las mejores maneras de ayudar a los niños es empoderarlos en el esfuerzo de recuperación. Por ejemplo, después del Katrina, los escolares ayudaron a plantar jardines comunitarios. “Necesitan sentir que pueden lidiar con lo que está sucediendo, y necesitan sentir que su familia puede lidiar con lo que está sucediendo”, dice Gibbs. “Hay excelentes ejemplos en este momento, como los mensajes de tiza en los senderos o los arcoíris en las ventanas; incluso para los niños más pequeños, saben que están marcando una diferencia para su comunidad”.

La sociedad deberá ayudar a los niños a adaptarse a las nuevas normas en el mundo posterior al confinamiento. Después del desastre nuclear de Fukushima, el gobierno japonés cambió la forma en que se enseñaba a los niños pequeños sobre la radiación. Las comunidades australianas aprenden sobre los incendios forestales desde una edad temprana. Una forma en que las escuelas podrían ayudar a aliviar la ansiedad de los niños es educándolos, de manera apropiada para su edad, sobre los riesgos de brotes virales y alentando el lavado de las manos y el distanciamiento físico. También hay evidencia de que cualquier pérdida de aprendizaje puede mitigarse mediante enfoques de aprendizaje más personalizados. Como escribió el investigador educativo John Hattie, después de los terremotos de Christchurch de 2011 en Nueva Zelanda, los resultados de los exámenes mejoraron, en parte debido a que los maestros se centraron más explícitamente en temas que los niños encontraban difíciles.

Cuando Gibbs asesora a los gobiernos sobre la planificación posterior a un desastre, generalmente recomienda un plan de recuperación de cinco años. Para el Coronavirus, esa recuperación podría ser más larga, particularmente si la pandemia lleva al mundo a otra recesión. Pero aunque las lecciones de la investigación de desastres pueden ser sombrías, dice Gibbs, el mensaje general es de esperanza: a pesar de su coste, la mayoría de los niños de desastres se recuperan y llevan una vida normal y feliz.

“Estos eventos son transformadores”, dice Gibbs. “Si bien algunas personas podrán volver a la vida que tenían de antemano, para otras esa vida ya no volverá de igual forma. Tienen que construir una nueva forma de pensar. Esperaría que veamos lo mismo después de la pandemia: que algunas cosas volverán y otras se cambiarán para siempre. Algunas de esas cosas nos harán llorar, y otras serán realmente positivas. Será un descubrimiento de nuevas formas de hacer las cosas”.


Fuente: Wired

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s