Movilidad

Las bicicletas Jump de Uber cobran una segunda vida en la Ciudad de México

Bicitekas, un grupo pro ciclista, logró comprar 1.600 bicicletas que antes eran propiedad de Uber

Uber quería salir del negocio de las bicicletas, por lo que un grupo de ciclistas de la Ciudad de México decidió adquirir 1.600 bicicletas a la compañía. Esta maniobra tan buena se da en otras partes del mundo ya que Uber esta decidida a salir de ese mercado.

Cuando no está rescatando a cientos de bicicletas de la destrucción, Bicitekas aboga por las ciudades ciclistas, lo que ha hecho durante los últimos 22 años. La esperanza del grupo de rescatar las bicicletas para darles a las personas que normalmente no tienen acceso a los programas de bicicletas compartidas otro medio de transporte. Para hacer eso, Bicitekas le pagó a Uber un peso simbólico por cada bicicleta.

Casualmente, unas semanas antes, Bicitekas estaba trabajando en un proyecto similar llamado “Recicletas” donde recibieron bicicletas viejas o repuestos para reparar y donar las bicicletas casi nuevas al personal médico y socorristas, dice Agustín Martínez, presidente del grupo. Hasta ahora, han reparado, ensamblado y donado 113 bicicletas a los trabajadores de la salud desde mayo. Recuperar las bicicletas Jump de Uber fue una forma obvia de expandir su trabajo.

Uber adquirió Jump por 200 millones de dólares en 2018 con el objetivo de utilizar el sistema de bicicletas compartidas para convertirse en una ventanilla única para la movilidad urbana. En el momento de la adquisición, Jump tenía 12.000 bicicletas en 40 ciudades y seis países. Jump llegó a la Ciudad de México en agosto de 2019 con poco más de 2.000 bicicletas. No había pasado ni un año cuando decidió salir de la capital mexicana junto con otras ciudades importantes como São Paulo en Brasil y Santiago en Chile. En mayo, después de deshacerse de Jump vendiéndola a Lime, Uber tuvo que despedir al 14% de sus empleados en todo el mundo debido a la crisis económica de la pandemia. Desde entonces, Lime ha devuelto algunas de las bicicletas a un puñado de ciudades en las que opera. Pero la mayoría de las bicicletas fueron enviadas a depósitos de chatarra. Uber provocó una protesta entre los ciclistas cuando aparecieron fotos en las redes sociales, que mostraban las distintivas bicicletas rojas en la basura. Cuando Bicitekas vio videos de las bicicletas desechadas, se acercó a la división de bicicletas de Uber para hacer una negociación. “Trabajamos con bicicletas reparadas y había más de mil bicicletas a punto de ser destruidas… simplemente no podíamos permitir que eso sucediera”, dijo Martínez.

Y no solo los defensores de las bicicletas estaban molestos. Darío Mejía, exjefe de mecánicos de Jump en la Ciudad de México, dijo : “Me sentí muy triste porque mi equipo y yo habíamos trabajado tan duro para hacer de las bicicletas Jump las mejores del mundo”. Todo el equipo de Jump trabajó duro para salvar el resto de las bicicletas después de que Uber destrozara 600 unidades que estaban “casi como nuevas”, dijo Mejía. Después de buscar diferentes formas de rescatarlos, Jump pudo vender el resto de sus bicicletas a Bicitekas, una vez que se quitaron las baterías. Bicitekas tiene que pagar para reacondicionarlas: parchear el cuadro donde estaba la batería, hacer las bicicletas recién motorizadas más livianas y quitar la marca Jump.

Las bicicletas fueron rebautizadas como “Bici Catarinas“, o bicicletas mariquita, por su color. El grupo ciclista sigue pensando en distintas formas de recaudar los casi 150.000 dólares que necesitan para adaptar las 1.600 bicicletas Jump.

Mientras tanto, encontraron la manera de trabajar con uno de los 16 distritos de la Ciudad de México y subsidiar cientos de bicicletas. Bicitekas está prestando 400 bicicletas a Azcapotzalco, un municipio periférico que está demasiado lejos del sistema gubernamental de bicicletas compartidas. El gobierno local reparará y ajustará las bicicletas para que se utilicen dentro de sus limitaciones. Aún no se sabe cómo el grupo recaudará el dinero para los otros 1.200. La Ciudad de México no fue la única ciudad que recibió parte de las bicicletas Jump. El Bike Share Museum en el sur de Florida recibió 5 e informó que otras 5.000 podrían encontrar nuevos hogares a través de otras organizaciones. Shared Mobility Inc. en Buffalo recibió 3.000.

La pandemia trajo importantes cambios de movilidad en las ciudades, beneficiando a los ciclistas. “Llevo 20 años en esto y nunca había visto tanto interés en las bicicletas”, dijo Areli Carreón, la alcaldesa de bicicletas de la Ciudad de México y también miembro de Bicitekas. “En los últimos meses, todos los gobiernos locales de los 32 estados mexicanos tenían planes o ya estaban implementando infraestructura para bicicletas en sus ciudades. Incluso trabajamos con el gobierno federal. Ver ese nivel de voluntad política es asombroso”.

Bicitekas tiene el objetivo de que las bicicletas representen el 3% de los viajes realizados en el Área Metropolitana de la Ciudad de México, según Carreón. En este momento, el 2,2% de los viajes realizados se realizan en bicicleta. “Gracias a la pandemia, esa meta que parecía muy ambiciosa en enero ahora parece más que alcanzable”, dice Carreón.

Por ahora, el proyecto está dando sus primeros pasos, pero Bicitekas sabe que este esfuerzo no se trata solo de rescatar bicicletas. Su objetivo es dar un servicio a zonas tradicionalmente marginadas que pueda mejorar la calidad de vida de miles de familias, o como ellos lo expresan: “Queremos que la gente piense en la movilidad no como una mercancía sino como un derecho”.

Fuente: The Verge

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s