Ocio

La importancia de las redes sociales

Esta claro que vivimos en una época en constante evolución. Adaptarse a los cambios que ha sufrido la forma de relacionarnos ya no es una opción, sino algo imprescindible para vivir en armonía con la sociedad en la que estamos inmersos. Para todos aquellos que están ligados a la educación de menores (padres, familiares, profesores y docentes) es básico tener una actitud abierta al aprendizaje y a la vez crítica y objetiva sobre el poder de influencia que en ciertos casos tienen las redes sociales en los jóvenes. Este apartado lo trataremos en profundidad en otra entrada del blog pero ahora vamos a centrarnos en la importancia de las redes sociales en otros ámbitos.

Si bien las primeras redes sociales se crearon con una función concreta (conectar a las personas y crear o retomar amistades), la evolución de la tecnología y el propio uso que se le han ido dando a dichas redes ha llevado a estas hacia nuevos campos, expandiendo tanto sus posibilidades como la influencia que ejercen en la sociedad. Actualmente las redes sociales abarcan campos tan dispares como el laboral (Linkdin), artístico (Pinterest o Instagram), social (Facebook), comunicación (Whastapp), audiovisual (YouTube) e incluso político (Twitter). Hay decenas de redes sociales que abarcan todo tipo de actividades e intereses. Prácticamente para cada cosa que se nos pueda ocurrir hay una red social que se adentra en ese tema y conecta a quienes lo siguen. 

Muchas redes sociales tienen aspectos comunes, pero cada una busca la forma de diferenciarse del resto y busca volverse imprescindible.

Además muchas de ellas han desdibujado su sentido y origen para mutar hacia nuevos horizontes. Como ejemplo podemos poner a Twitter. Es una red social que fue creada para expresar en pocas palabras lo que llevamos dentro, obliga a condensar un mensaje para expresar la mayor cantidad de cosas en el menor espacio posibles. Si bien Twitter fue creada como una red social al uso y es un medio habitual para las comunicaciones de personajes públicos, también lo es para lanzar comunicados por parte de organizaciones y empresas. Más aún, ahora se ha convertido en una plataforma muy politizada puesto que muchos líderes de todo el mundo la usan como método electoral de manera casi constante. 

En muchas redes sociales se pueden encontrar aspectos comunes, dado que su función básica es la de conectar a personas entre sí y hay cientos de formas de lograr eso. Pero cada una busca la forma de diferenciarse del resto aportando un valor único que la haga imprescindible en nuestro día a día. Aquellas que lo han logrado han superado su status para trascender en la sociedad. Es el santo grial para una red social, que busca impactar más allá del fin máximo de una empresa, que es meramente lucrarse. En este selecto club se encuentra Facebook, esa empresa que nació de una idea (conectar y crear amigos y conocidos en la universidad) para reinventarse una y otra vez hasta convertirse en la mayor influencia corporativa del mundo. De esto hablaremos en otra entrada del blog puesto que su impacto y trascendencia requieren de una larga explicación al respecto. 

Prácticamente todas las empresas mercantiles han entrado en el campo de las redes sociales y las utilizan como medio de comunicación, promoción, e interacción con sus socios y clientes. Se han convertido en una excelente herramienta publicitaria que busca conectar y desdibujar la tradicional linea entre ambas partes. Crear un perfil en las principales redes sociales es sinónimo de cercanía, permite tener un canal directo con el cliente, un lugar en el que plasmar todas las acciones sociales y con un marcado carácter público. Por otro lado la red social Linkedin es caldo de cultivo de relaciones laborales y colaboraciones corporativas varias. Su nivel de popularidad entre profesionales es altísimo, debido en gran parte a la seriedad con la que trabajan y el valor que aportan a sus clientes. Es una red social que procura desvincularse de lo superfluo para centrar su foco en lo meramente profesional. De hecho todo aquello que no tiene interés carece de atención y cae en el olvido por su propio peso.


Las más sociales. Del postureo a la comunicación.

Dentro del campo de lo meramente social cabría destacar Instagram. Nació con la idea de ser un portal para publicar fotografías personales que mostraran nuestro día a día con muy pocas palabras y dejando que nuestro “talento” con el objetivo hablara por nosotros. Una vez que fue comprada por Facebook (por unos irrisorios 1.000 millones de dólares n 2012) poco a poco fue ampliando sus posibilidades hasta convertirse en el medio de vida de cientos de personas que ejercen su influencia sobre otras. Los llamados influencers son aquellos que consiguen arrastrar en una dirección a gente que les admira o simplemente les sigue con asiduidad. Las empresas han encontrado en ellas y ellos una forma más sutil de vender sus productos de forma indirecta. Un tipo de mecenazgo del siglo XXI que no deja de ser mas que un patrocinio descubierto. Incluso ha llegado a crear un nuevo status social ya que muchos influencers son autenticas celebridades que gozan de un estilo de vida que antes habría sido inimaginable para ellos. Es así como las redes sociales están cambiando muchos aspectos y modelos de imagen de la sociedad actual, sobre todo de las capas de población más joven que ha visto crecer y despegar a sus nuevos ídolos desde la nada. Y en muchos casos les crea la ilusión de llegar a vivir de la misma manera.

Por último hay que destacar la enorme influencia que ha supuesto una red social que nunca suele considerarse como tal: Whatsapp. Nació como alternativa gratuita a los caros mensajes SMS de los móviles, se adelantó a las operadoras de telefonía, a los fabricantes de hardware que más tarde lanzaron sus propias Apps de mensajería, y al resto de desarrolladores de software. Quién golpea primero golpea dos veces y en el caso de Whastapp su golpe fue demoledor. Una vez infiltrada en los móviles de medio mundo fue otro apetitoso bocado para Facebook que la compró en Octubre de 2014 por 20.000 millones de dólares. A partir de ahí (como ocurrió con Instagram) la empresa cambió paulatinamente de rumbo para hacerse más social. Ha ido añadiendo funcionalidades que la acercan mucho a lo que podemos entender como red social. Pero el auténtico valor de esta empresa son sus datos. Posee millones de datos con información muy relevante para un gigante como Facebook. Cuando la compraron ya tenían claro que el futuro pasaría por tener un gran control sobre los datos de los usuarios. Tenían claro que el potencial era su base de usuarios activos y su nivel de “participación” en la App. Conozco varias personas que no quieren saber nada de redes sociales pero sin embargo todas tienen instalado Whatsapp sin considerar que ya forman parte de una red social. Ese es uno de los grandes triunfos de esta aplicación, le hace creer a la gente que no forma parte de nada cuando en realidad no es así.

A través de todos estos medios nos comunicamos con la sociedad y la hacemos partícipe de nuestra forma de vida.

Categorías:Ocio, Secciones temáticas

Tagged as:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s