Noticias

Nueva vuelta de tuerca en la guerra comercial entre Estados Unidos y China

Photo by Gladson Xavier on Pexels.com

Después de varias reuniones durante los dos últimos días parece que se acerca un posible acuerdo entre Estados Unidos y China. Este no deja de ser un capítulo más en la lucha de poder que libran ambas potencias. Un conflicto potenciado por el carácter del presidente americano, Donald Trump, y la posición de poder económico que ha adquirido el gobierno chino en la última década. De momento ambas potencias parece que han llegado a un acuerdo parcial. Esto supone una pequeña tregua en la escalada del conflicto pero deja el asunto muy lejos de quedar resuelto.

Según informa Bloomberg, este acuerdo hace que China acepte adquirir algunos productos agrícolas estadounidenses, por otro lado Estados Unidos no aplicara nuevos aranceles a ciertos productos de origen chino. Lo que este principio de acuerdo promete es una reunión más amigable por parte de los lideres de ambos países. Esta previsto que se sienten a negociar antes de finales de año, pero viendo la dilación con la que se está llevando el tema es posible que hasta 2020 no se llegue a un acuerdo final.

El punto clave de este posible pacto es la suspensión de nuevos aranceles por parte de Estados Unidos. Dentro de la agenda comercial para el último trimestre figuraba la aplicación de nuevas medidas impositivas para algunos productos chinos (prevista para el próximo martes 15 de octubre) pero dichas medidas se paralizarán si el gobierno chino accede a seguir con la negociación.

Están sucediendo cosas buenas en el China Trade Talk Meeting. Sentimientos más cálidos que en el pasado reciente, más como los viejos tiempos.

Tweet del presidente Donald Trump

Si se materializa el acuerdo se solucionaría el problema a corto plazo y Estados Unidos recibiría un balón de oxigeno de cara a la temporada navideña, que supone un gran revulsivo para la economía doméstica americana. Pero el conflicto a grandes rasgos seguiría estancado en las partes conflictivas (los aranceles y el control sobre las exportaciones e importaciones) donde ninguno de los dos lideres quiere dar su brazo a torcer. A fin de cuentas han llegado un punto en el que ya no libran una bátala comercial, sino de prestigio internacional. Es por ello que este no deja de ser un nuevo capítulo de una larga historia que, por desgracia, traerá consecuencias colaterales al resto de mercados.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China está teniendo un impacto directo en las empresas tecnológicas y por ende en el consumir final. Tanto los aranceles a las importaciones como las políticas proteccionistas están crispando los mercados y aumentando la inestabilidad económica global. A todo esto hay que sumarle la clara dependencia que tienen ambos mercados entre sí y que han logrado prosperar durante décadas de acercamientos mutuos. Lo que ha propiciado el auge de empresas tecnológicas americanas en territorio chino y lo sensibles que están ahora estas empresas frente a las medidas que se van tomando. Sin duda esta noticia será del agrado de los inversores y puede suponer una tregua de cara a las ventas del último trimestre en ambos lados del mundo.

Categorías:Noticias

Tagged as:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s