Movilidad

Panorama actual de la movilidad en las ciudades

Movilidad.1

Uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en el siglo XXI es la sostenibilidad del entorno medioambiental de las ciudades. Los niveles de polución a los que hemos llegado hacen necesaria una respuesta rápida y eficiente para atajar el problema. Por un lado queremos mantener nuestro estilo de vida, lo que significa múltiples desplazamientos por la ciudad de todo tipo de índoles: laborales, logísticos, de ocio, etc. Pero por otro lado no podemos mantener los niveles actuales de contaminación ambiental, niveles que además no dejan de crecer paulatinamente por el aumento del parque móvil. Ante esta tesitura la solución pasa si o si por encontrar nuevas formas de transporte sostenible, y aquí los vehículos eléctricos son la mejor alternativa que tenemos.

Pero también debemos replantearnos nuestros actuales modelos de transporte. Aunque ahora mismo nos movemos (mayoritariamente) por la ciudad en coches, autobuses y motos, ya han empezado a entrar en juego nuevos medios actores que se adaptan mejor a diferentes realidades. Es así como bicicletas y motos eléctricas, patinetes o segways están empezando a hacerse notar en las grandes (y no tan grandes) ciudades de medio mundo. Estas son alternativas unipersonales con sus limitaciones y ventajas, pero representan ya una alternativa real para mucha gente. Dado que hay múltiples opciones en la movilidad urbana vamos a intentar desgranar cada una de las opciones del mercado, para ver cuáles son sus características básicas y su función principal.


 

Movilidad.2.jpg

Coches eléctricos

Sin duda el principal medio de transporte en las ciudades modernas es el coche. Aquí la variante eléctrica de los mismos se esta empezando a implantar, más lentamente en el sur de Europa y con mejores cifras y resultados en el norte. Las ventajas son claras: es totalmente ecológico en su impacto de emisiones directas, permite mover varias personas y sus equipajes en un solo vehículo, su consumo es muy inferior al de un coche de combustión convencional, se puede mover sin restricciones por los centros urbanos de cualquier ciudad y las tasas e impuestos son sensiblemente más bajas que para sus homólogos de gasolina o diesel. Además es casi perfecto para desplazamientos que sumen más de 20 km. diarios tanto por su autonomía (todos parten de un mínimo de 200 km. entre recargas) como por el ahorro que generan, ya que para amortizar un coche eléctrico tenemos que recorrer muchos kilómetros diarios que compensen el desembolso extra inicial de la compra. Los inconvenientes principales son los puntos y tiempo de recarga y la elevada inversión que representa su compra respecto a un coche de combustión. De todas formas este apartado requiere un capítulo aparte, y en otro articulo desarrollaremos las distintas opciones del mercado y desgranaremos sus pros y contras con mayor detalle.


 

Movilidad.3

Motos eléctricas

Una gran alternativa para todos aquellos a los que les encaja en su día a día una moto de combustión. El perfil de un usuario de moto es el de aquella persona que no requiere llevar pasajeros (en plural) ni mover muchos objetos consigo. Personas cuyos desplazamientos no necesiten recorrer parte de su trayecto por autopistas o autovías para ir al trabajo o a su casa. Si ya somos usuarios de una moto de gasolina la alternativa eléctrica es excepcional por los mismos motivos que con el coche: ecología y emisiones, consumo y tasas. Los contras de los puntos y tiempos de recarga se antojan incluso menores en este caso, puesto que algunos modelos de motos eléctricas permiten extraer la batería y recargarla como si de un móvil se tratara, al igual que podemos tener varias para intercambiarlas y no quedarnos parados por falta de energía. No hay tantos modelos de motos eléctricas en el mercado como de coches, pero sin duda es un nicho que está aún por explotarse en condiciones. Se ha visto seriamente perjudicado por la irrupción de un nuevo medio de transporte eléctrico del que hablaremos ahora: los patinetes.


 

Movilidad.4

Patinetes eléctricos

Han sido la gran sorpresa de los últimos años en la movilidad urbana sostenible. El perfil de usuario de una moto se adapta bastante bien al de un usuario de patinete eléctrico, salvando las distancias claro. Permiten realizar desplazamientos cortos (su rango máximo de autonomía roza ya los nada despreciables 40 km. en algún caso) y dan mucho más libertad por el hecho de ser tremendamente portables. Han proliferado enormemente en la ciudades por su bajo coste (los hay excelentes desde unos 300 €) y por el ahorro inmediato que suponen para sus dueños. Es muy fácil amortizarlos si somos usuarios de autobuses o metro urbano y nuestros desplazamientos se hacen por vías en las que podemos circular con un patinete. No han venido a sustituir a las motos eléctricas pero sin quererlo las han desplazado del punto de mira de muchos potenciales compradores. En este segmento hay mucha oferta (tanto para comprar como para alquilar), mucho que contar y le dedicaremos otro articulo especial para ver las mejores opciones y sus pros y contras reales.


 

Movilidad.5

Segways y hoverboards 

Son algo parecidos a los patinetes eléctricos en ciertos aspectos como autonomía, portabilidad y precio. Pero por otro lado son muy distintos en forma y manejo de uso, prestaciones y finalidad. Según la Wikipedia se trata de: “una tabla de dos ruedas autoequilibrada, aeropatín o tabla flotante”. Al igual que los patinetes se trata de un vehículo con dos ruedas pero estas vienen en paralelo en vez de en horizontal, esta diferencia hace que el manejo sea más complejo puesto que requiere de un mayor equilibrio. En el caso del segway llevan un manillar que ayuda a mantener el equilibrio. Es muy habitual ver empresas de alquiler de segways para realizar paseos y visitas guiadas. Su autonomía es algo más limitada, al igual que su velocidad punta, pero son un medio fiable de transporte con las mismas ventajas e inconvenientes que los pacientes eléctricos. Su coste es algo superior a los patinetes eléctricos básicos y hay menos oferta en el mercado, lo cual por otro lado es mejor en el sentido de que es más difícil encontrar malos segways y más fácil encontrar malos parientes eléctricos.


 

Movilidad.6

Transporte urbano municipal

Sin duda un clásico de cualquier ciudad mediana y grande del mundo. Su principal ventaja sigue siendo la ausencia de gastos ocultos; se paga por trayecto y ahí acaba todo. No hay una inversión previa en la compra del transporte, no pagamos tasas ni seguros extra por usarlo (salvo nuestros impuestos y de esos no nos libramos lo usemos o no) y no tenemos un gasto en combustible ni en recargar la batería. En este sector la oferta de transportes sostenibles está creciendo cada vez más en las ciudades, impulsada por las corporaciones locales que han potenciado autobuses híbridos o eléctricos y han recuperado el uso de tranvías y trenes de cercanías. Aquí dependemos de los horarios y paradas ya establecidos y que condicionan sin lugar a dudas el tiempo final de nuestro trayecto. Quizás por esto el patinete ha ganado tanto terreno, puesto que nos movemos más rápido desde que salimos de casa y no paramos hasta llegar a nuestro destino.


 

Movilidad.7

Coches y motos de combustión en propiedad

El principal medio de transporte actual para una gran mayoría de personas en las ciudades y pueblos de todo el mundo. Los gastos son varios: compra del vehículo, combustible, seguro, tasas municipales, pagos en plazas de aparcamiento y parkings, peajes, etc. Los inconvenientes están muy relacionados con los gastos: lugar para aparcar, la perdida de tiempo en los atascos, la polución que se genera, el stress, etc. La principal ventaja viene más por la libertad que nos da el poder movernos en trayectos, cortos, medio o largos cuando queramos.


 

Movilidad.8jpg

Servicios de transporte por trayecto: taxis y VTC

Otro gran clásico de las ciudades. Perfectos para desplazamientos por ciudades en las que no vivimos y a las que vamos de paso. Perfectos para desplazamientos por nuestra ciudad en momentos puntuales. Aquí la oferta ha pasado del monopolio del taxi a las alternativas de los VTC, no sin controversia de por medio. Ambos servicios tienen una misma vocación y son medio habitual para millones de personas cada día. Aunque no representan el futuro de la movilidad de las personas si son (y serán) un medio con el que convivir y al que recurrir en numerosas ocasiones por comodidad, ubicuidad y sencillez de uso.


 

Movilidad.9

El coche compartido: carsharing

Una nueva tendencia que ha llegado para quedarse. Ante la gran cantidad de gastos que representa el coche en propiedad ha surgido la opción de compartir dichos gastos entre varios usuarios. Con este medio de transporte ganamos en ahorro del gasto individual, en ahorro de espacio colectivo, ganamos en una circulación más fluida e incluso en ecología porque hay menos emisores de gases. Sin embargo este sistema dista mucho de ser perfecto. Tenemos que amoldarnos a las circunstancias y eso condiciona en parte los desplazamientos. No obstante este sistema va a crecer cada vez más, impulsado sobre todo por las nuevas generaciones que no ven aliciente alguno en la posesión de un coche pero si quieren poder moverse con libertad por la ciudad.


 

Movilidad.10

Bicicletas convencionales y eléctricas

Tomando como ejemplo el caso de Holanda diremos que este medio de transporte deber ser tenido en cuenta. Cuando los desplazamientos son cortos o medios, cuando hay un carril habilitado para tal efecto y cuando la orografía es la adecuada las bicicletas pueden (y son) un gran medio de transporte en las ciudades. Los beneficios parten de la actividad física que se genera y siguen en la ecología, el bajo coste que generan, la fluidez en las vías de comunicación, etc. Si a este medio le añadimos el extra de la electricidad tenemos como resultado un sistema de transporte limpio, rápido, cómodo (mucho menor esfuerzo) y tremendamente útil. Las bicicletas eléctricas son una excelente alternativa a las motos de ciudad por la tipología del vehículo (se conducen igual en esencia) y por la finalidad que tienen para el usuario. Su coste es algo mayor que el de otras alternativas pero a cambio mejoran nuestra calidad de vida (hay mayor nivel de ejercicio que en patinetes y segways) y su capacidad para llevar objetos.


 

Quizás ha llegado el momento de que cada uno analicemos estas alternativas como una opción real. Para todos aquellos desplazamientos que un medio de transporte alternativo pueda sustituir es bueno replantearse cómo lo hacemos y qué nos aporta y nos quita lo que ya utilizamos. El cambio no debe plantearse solo por un tema de ecología (que realmente debería ser el principal motor del cambio) sino por ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. Las opciones están ahí para valorarlas. Los cambios progresivos se están dando ya en las ciudades, las alternativas son muchas y variadas. Seguramente empecemos por alternar entre varios medios de transporte hasta que encontremos el equilibrio perfecto para nuestro bolsillo y nuestro entorno.

  

Categorías:Movilidad, Noticias

Tagged as:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s