Salud

Dispositivos tecnológicos para controlar y mejorar nuestra salud

Desde hace décadas el campo de la salud ha estado muy relacionado con la tecnología, gracias a ella hemos podido avanzar en los tratamientos médicos y se ha conseguido llegar hasta donde jamás hubiéramos soñado. Los profesionales del sector trabajan a diario con infinidad de máquinas que facilitan los procesos de diagnostico y curación de los pacientes. Las intervenciones quirúrgicas han ido mejorando gracias a los avances de la ciencia en conjunción con los avances de la tecnología. Y así con todos los procesos de la medicina que ha visto como la ciencia y la tecnología la llevaban a niveles de éxito y mejora nunca visto por el hombre.

En este nuevo siglo se han producido grandes avances en el terreno del control y la prevención. Ahora los dispositivos tecnológicos que tienen cierta relación con la salud son productos de consumo masivo. Al principio las compañías tecnológicas vieron un nuevo nicho de mercado por explotar, en el que los productos pudieran aportar un extra a los usuarios en el control de su cuerpo, para de esta forma mejorar su calidad de vida. Poco a poco las grandes empresas han ido desarrollando ese concepto, esa idea de aportar bienestar a sus clientes para aportar grandes avances y mejoras a algunos productos que pueden llegar incluso a salvar vidas. Por ello podemos decir que los productos tecnológicos han llegado para aportar una nueva dimensión al ámbito de la salud. Las cosas en este campo están cambiando gracias a estos productos y lo están haciendo rápidamente. Hay muchos productos enfocados a mejorar nuestros hábitos y otros que apuntan directamente a controlar nuestras constantes vitales para poder hacer diagnósticos inmediatos y a medio o largo plazo

  • Primero voy a hablar de los tipos de dispositivos que pueden ayudarnos a controlar y mejorar nuestra salud.
  • Luego veremos qué ofrecen estos productos y en cómo nos pueden ayudar en el día a día.
  • Por último apuntaré algunos problemas derivados que pueden acarrear de manera indirecta.  

Tipos de dispositivos para la salud

En el caso concreto que voy a tratar no hablo los productos tecnológicos que están en los hospitales y nos ayudan a controlar nuestras constantes vitales. Me refiero a otra tipología de productos que ha nacido hace relativamente poco y que está creciendo paulatinamente gracias a lo que aportan y a que su coste es cada vez más asequible. Por un lado los wearables (dispositivos que vestimos) son capaces de toman métricas de algunos parámetros corporales como el movimiento, el ritmo y frecuencia cardíaca, la actividad que realizamos, etc. han mejorado en calidad y fiabilidad a la par que han ido bajando de precio. Por otro lado los productos de control, como los tensiómetros digitales o los medidores de oxígeno o glucosa en sangre.

– Wearables

Se empezaron a popularizar hace unos años. Los primeros wearables que poblaron el mercado fueron las pulseras cuantificadoras. Pero su precio al principio era muy elevado para lo que todavía podían ofrecer y no acabaron de asentarse del todo. Aún así gracias a las ventas y beneficios que generaron despertaron el interés de las grandes compañías de la industria tecnológica, lo que acabó derivando en su incursión en ese mercado.

Pulseras cuantificadoras

Empresas como Fitbit o Jawbone lanzaron pulseras que median la actividad, los pasos y contaban nuestro consumo de calorías. Ofrecían gráficas muy visuales sobre como evolucionábamos y servían para controlar y motivar a sus usuarios. Sin embargo dependían casi por completo con la interacción en otro dispositivos (generalmente un móvil o un PC) para poder ver los datos que almacenaban. Además su fiabilidad era en muchos casos dudosa. Estaban muy limitadas por factores externos. Además su alto precio evito que su venta su volviera masiva.

Relojes inteligentes

Han integrado el concepto de las pulseras a su sistema operativo para aportar un valor añadido al producto. Son dispositivos para hacer multitud de funciones pero que cada vez reservan más protagonismo para el aspecto de la salud. Tienen más sensores y captan más y mejores datos. Aquí el enfoque varia mucho en función de la compañía que esté detrás pero todas las grandes empresas (Samsung, Apple, Xiaomi, etc.) buscan aportar un extra a sus relojes para que nos animemos a comprarlos. Han encontrado un nuevo filón por explotar y todo el marketing va enfocado a las bondades (que las tienen) de llevar estos relojes para mejorar nuestra salud.

– Dispositivos de control

Los productos tecnológicos que pueden ayudarnos a controlar nuestra salud van mucho más allá de lo que son los wearables. Hay una gran cantidad de productos tecnológicos en el mercado pensados para esto. La gran mayoría se vinculan con nuestros smartphones a través de una conexión bluetooth para enviarles los datos y las métricas que toman. Desde las aplicaciones específicas de cada fabricante podemos ver estos datos y consultar las gráficas que crean con ellos. Es el siguiente paso natural que ha dado la industria tecnológica por incluir a la salud como valor añadido en los móviles y tablets.

Tensiómetros digitales

Desde hace tiempo las empresas buscan como mejorar sus ventas y en un producto que está estancado (porque ya ofrece todo lo que podemos pedirle) hay que buscar nuevas funcionalidades que sirvan de motor para captar nuevos compradores. Ahí es donde los tensiómetros adoptaron la tecnología e incluyeron una conexión bluetooth como valor añadido. Esto aporta un plus interesante y diferencial, porque permita nuestra evolución a lo largo de meses y años. Los tensiómetros digitales con bluetooth mandan las métricas a una cuenta de usuario (que podemos consultar desde un PC, móvil o tablet) desde donde se puede ver gráficamente la evolución de nuestra tensión. En algunos casos se pueden incluso exportar los datos para enviárselos a nuestro médico.

Básculas digitales bluetooth

Las básculas llevan acompañándonos de hace décadas y son un elemento indispensable para poder evaluar nuestro estado físico con un simple parámetro como es el peso. Hace ya mucho que evolucionaron hacia el mundo digital y ahora permiten controlar otros factores relevantes y vinculados al peso. Las básculas con conexión bluetooth mandan los datos de peso, indice de masa corporal y grasa a nuestro móvil para que podamos ver lo que ganamos o perdemos y que tendencia estamos siguiendo. Son excelentes aliadas en el control del peso y para llevar a buen puerto cualquier dieta o control alimenticio que estemos llevando.

Medidores de glucosa en sangre

También hay dispositivos pensados para los diabéticos que permiten medir la glucosa en sangre. Los más actuales permiten, mediante una conexión bluetooth, enviar los datos al móvil para que podamos consultar los datos que obtienen. De esta forma varias personas puedan controlar las métricas y llevar un seguimiento, lo que resulta especialmente útil en niños diabéticos. Gracias a estos dispositivos pueden medir rápida y fácilmente su nivel de glucosa para que los datos les lleguen al instante a sus padres y al médico. Dado que esta enfermedad genera muchos problemas y puede ocasionar desmayos con relativa facilidad, tener una herramienta para controlar la diabetes es realmente útil. En este tipo de productos, y dado que es una enfermedad en constante auge, se está avanzando aún más para conseguir que su uso no sea lo más cómodo posible. En el futuro veremos sin duda dispositivos capaces de medir la glucosas sin necesidad de extraer la sangre y podremos acceder a esas métricas con mucha más frecuencia y facilidad.

Medidores de oxígeno en sangre

Productos pensados para saber cuanto oxígeno circula por nuestra sangre y que son especialmente útiles para los asmáticos. Ya los hay con conexión bluetooth lo que aporta un extra para el seguimiento a medio y largo plazo. Estos medidores ofrecen datos de la saturación y además también miden la frecuencia cardiaca de un vistazo rápido. Con esto podremos tomar medidas para atajar los síntomas rápidamente, para lo que siempre es necesario tener cerca algún medicamento a tal efecto. En el caso de los adultos esto es mas o menos fácil de detectar por nosotros mismos, pero en los niños es algo más difícil de cuantificar porque aunque ellos no se encuentran bien a veces no saben hasta qué punto están mal, o incluso en el caso de los bebés no pueden comunicárnoslo. Lo aventaja añadida es que la medición se hace de una forma nada invasiva (colocando el medidor en un dedo) por lo que resulta fácil y cómodo de utilizar con los niños.

Aplicaciones de control

Como punto añadido hay que mencionar la gran cantidad de aplicaciones que nos pueden ayudar en el control de nuestra salud. Ya no solo las que tienen los fabricantes de productos tecnológicos que sirven para ver lo que estos registran, sino las Apps que nos ayudan a saber la composición de los productos alimenticios. Los celíacos deben controlar casi constantemente la composición de lo que comen si esto está procesado. Hay aplicaciones diseñadas a tal efecto y cuya finalidad es la de analizar los componentes de los productos para decirnos si son aptos para celíacos o no. También las hay para que sepamos cuanto de procesados están los productos que vamos a comprar o si son buenos o malos para nuestra salud. Son una ayuda muy buena en ciertas circunstancias que tampoco hay que obviar. Aunque no se trate de un producto enfocado a la salud, un smartphone puede también ayudarnos a cuidarla.


Qué ofrecen estos productos

Una de las grandes ventajas de los productos tecnológicos con un enfoque a la salud es la enorme cantidad de datos que facilitan al usuario y lo valiosos que estos se vuelven con el tiempo.

Hay varios ejemplos claros de lo que esto significa. Si el día de mañana queremos ver la evolución de nuestro ritmo cardiaco en un periodo que abarque varios años podremos consultar la ingente cantidad de datos que haya registrado nuestro reloj para poder trazar una pauta de cómo evoluciona nuestro corazón. Esto es muy importante de cara a hacer un diagnostico de enfermedades coronarias, que si se detectan a tiempo pueden controlarse para evitar males mayores. 

Otro ejemplo serían las básculas bluetooth. Estas van generando gráficas que podemos consultar para ver si nuestro peso es estable, si sufre de grandes alteraciones en función de la estación del año en la que estemos (excesos en Navidad e invierno, carencias en verano, etc.) y sobre todo si forzamos a nuestro cuerpo sin necesidad. Cada persona tiene un peso ideal en función de su edad, su altura, su constitución y diversos factores. Establecer una dieta es por tanto algo que tiene que ser estudiado previamente por un especialista, sobre todo para conseguir llegar a ese peso ideal que muchas veces no es el que queremos pero si el que debemos tener. En este sentido las básculas bluetooth pueden ayudarnos a ver otros factores además del simple peso (masa corporal, etc.) para determinar cual es nuestro peso correcto.

Los relojes inteligentes pueden medir frecuencia y ritmo cardiaco, la actividad que realizamos durante el día y el tiempo que pasamos en movimiento. Esto último también está generando uno de los mayores problemas del mundo civilizado occidental: el sedentarismo. Si hay algo que puede cambiar eso es la estimulación y la motivación a movernos más y con mayor frecuencia. En este sentido los relojes sirven como motor para recordarnos que hay que moverse cada hora y que hay que quemar un mínimo de calorías cada día. Potenciar el ejercicio diario es una cuestión meramente personal pero todo estímulo a hacerlo es siempre bienvenido, venga este de un amigo, familiar o de un reloj.

Por otro relojes como el Apple Watch Series 5 ya permiten controlar si hay alguna alteración en nuestro corazón que se nos esté pasando desapercibida, incluso podemos hacernos en electrocardiograma totalmente válido como medida de control. Además este reloj detecta las caídas bruscas e incluso avisa a urgencias por nosotros si nos damos señales de vida rápidamente. Todo un acierto de cara a la gente mayor o incluso a deportistas que puedan tener un percance en ls práctica de algún deporte.


Problemas derivados

El principal aspecto negativo que tienen los dispositivos tecnológicos enfocados a la salud es el tratamiento de la privacidad de los datos que recolectan. Si bien por defecto los datos son nuestros y nos pertenecen ya se están dando casos en los que ciertas compañías tecnológicas pueden interferir en nuestras vidas debido a dichos datos.

Google ha estado tanteando el mercado de empresas con productos tecnológicos enfocados a la salud. Hace poco compró Fitbit (una de las grandes empresas del mercado de las pulseras y relojes inteligentes) y al hacerlo se ha quedado con las mediciones de los millones de clientes de Fitbit. Paralelamente se ha sabido también que Google ha recolectado datos médicos de millones de estadounidenses como parte de una iniciativa de la compañía denominada Project Nightingale (Proyecto Ruiseñor, en español). El gigante tecnológico firmó un acuerdo secreto con la compañía médica Ascension, uno de los principales sistemas de salud sin fines de lucro de Estados Unidos, para almacenar y analizar los datos personales de pacientes. El objetivo es mejorar los servicios médicos, según informaron este lunes las dos organizaciones, lo que no quita para que sea una noticia altamente preocupante por cómo Google trata los datos para generar un beneficio directo en sus arcas mediante la segmentación de la publicidad.

Eso es solo la punta del iceberg puesto que no solo Google está detrás de datos relevantes de los usuarios y potenciales clientes de su plataforma. Otras grandes empresas como Amazon, Facebook, Microsoft o Apple tienen intereses en estos datos. El modo en que los tratan vienen diferenciado por su política interna de privacidad y por cómo tratan los datos de sus usuarios. Pero el interés está ahí y mientras no haya una regulación específica, concreto y restrictiva en el uso de dichos datos el peligro existe.

Será cuestión de tiempo que algún escándalo sacuda al sector tecnológico en lo relacionado a los datos concernientes a la salud de los usuarios. Mientras tanto es importante tener en cuenta que todos aquellos dispositivos tecnológicos que se conectan a internet transfieren una información muy sensible de sus dueños y que esta puede ser robada o vendida sin su consentimiento.

El otro punto negativo viene por el mero hecho del exceso de confianza en los datos. No se puede dejar un aspecto tan importante como la salud en manos únicamente de dispositivos, ha de acompañarse de análisis clínicos y consultas médicas que corroboren esas mediciones y realicen diagnósticos completos. Solo así podremos tener un control preventivo total, fiable y de calidad sobre nuestra salud.

Categorías:Salud

Tagged as: , , ,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s